Omar Acosta, el municipal acusado de Grooming y de tener un arsenal en su casa fue liberado

La audiencia fue el día viernes 29 de septiembre

Terminaron los plazos para que Omar Acosta siga en prisión preventiva y el viernes recuperó la libertad bajo la condición de que cumpla una serie de medidas cautelares. La causa judicial sigue su proceso.

La prisión preventiva por el plazo de un mes que recaía sobre el empleado municipal de Viedma, Omar Alberto Acosta llegó a su plazo máximo y el acusado de una causa de Gromming (acoso virtual) contra una adolescente y de tener un arsenal en su casa quedo en libertad pero debe cumplir una serie de medidas cautelares.

En una nueva audiencia realizada este viernes 29 de septiembre, el fiscal José Chirinos fundamentó que «en esta instancia los motivos que albergaron el pedido de la prisión preventiva han cesado a lo que era la protección de las medidas de pruebas», explicó el fiscal que pidió una serie de medidas cautelares antes de que se le otorgue la libertad.

Omar Alberto Acosta tenía armas de todo tipo, piezas y municiones. En una de las habitaciones encontraron más de 300 vainas servidas, más de 700 cartucheras de diferentes calibres, 21 armas de fuego cortas y largas, más de 100 cartuchos de distinto calibre, entre otros elementos.

Para evitar el entorpecimiento de la investigación, el fiscal José Chirinos había pedido en la audiencia realizada hace poco más de un mes atrás, la prisión preventiva.

«Existen elementos de convicción suficiente para afirmar que es autor de estos hechos. Pero además motiva el pedido de prisión preventiva la conducta demostrada por el imputado» indicó durante la audiencia de ese viernes 4/8 para subrayar que «estamos hablando de una persona que ha concurrido a su lugar de trabajo con un arma cargada. Eso de por sí habla de lo riesgoso que puede ser de estar en libertad».

«Acosta no tuvo reparo alguno, en presencia de testigos y de personal policial, en tomar el teléfono que estaba siendo secuestrado e intentar romperlo para frustrar el ingreso y la obtención de datos. No sabemos si se podrá acceder o el daño es total», había argumentado el fiscal.

 

Medidas cautelares

Acosta no debe tener ningún tipo de contacto para con la víctima de Grooming ni los testigos de la causa entre los que se incluyen la docente denunciante que se desempeña en el Centro Cultural, lugar donde trabajó. La prohibición de acercamiento es de una distancia a 300 metros.

El acusado tampoco se puede acercar a los trabajadores del Hogar de tránsito donde él presto funciones y terminó detenido cuando la policía lo capturó con un arma de fuego en su poder y no puede salir de la Comarca Viedma-Patagones.

La prohibición absoluta de contacto por cualquier medio para con la victima y testigos del caso como también la prohibición de acercamiento a la casa de la victima, al hogar de tránsito donde trabajo y al Centro Cultural. Esa medida rige por el plazo de dos meses.

El abogado de Acosta, Armando Salazar entendió que están dadas las condiciones para que se defendido acceda a la libertad bajo el cumplimiento de las medidas cautelares dispuestas, por lo que el juez Adrián Dvorzak dispuso la libertad de Omar Acosta.