Liliana Esther Padilla Ibáñez seguirá con prisión preventiva en el Complejo Penal de Viedma

Hubo una reconstrucción virtual del hecho, sobre el kilómetro 5 de la Ruta 250.
En una audiencia solicitada por el abogado particular de una mujer imputada por su participación en un homicidio culposo que dejó como saldo tres personas fallecidas, se sostuvo la prisión preventiva de la acusada que había sido dictada oportunamente, hasta el 17 de agosto próximo.

Liliana Esther Padilla Ibáñez, conducía alcoholizada el domingo 17 de marzo cuando se produjo el choque en el que perdieron la vida Liliana (75 años), Juan Cruz (28) y Tomas Andrade (11) en la zona de Cubanea.

En el inicio de la audiencia el defensor brindó nuevos domicilios y detalló indicios para aseverar que todos son pausibles de ser ocupados por la mujer para mantenerse a derecho. Habló incluso de la colocación de una tobillera de control satelital como elemento que garantice aún más ese aspecto.

En respuesta a este pedido la Fiscalía fue enfática en oponerse a esta morigeración agregando nuevos elementos surgidos en el marco de la investigación penal preparatoria en curso. Dijo que cuentan con los primeros resultados de la extracción forense practicada al celular de la mujer que “reafirman la continuidad de la existencia del riesgo de entorpecimiento de la investigación”.

“Hay mensajes que se suman a los relatados en las audiencias anteriores” en los que le pedía a su cuñada que diga desconocer en qué lugar se encontraba en momentos en que la buscaba la policía dijo destacando el trabajo pericial que realiza la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones de la Procuración General que analiza el celular de la mujer secuestrado.

Una conversación posterior al hecho, encontrada en su whatsapp, da cuentas de la contratación de un seguro para la camioneta involucrada en el siniestro que se encontraba vencido. En esa gestión pide que se la inscriba en un domicilio de la provincia de Mendoza. Este lugar difiere de la totalidad de los domicilios brindados por la defensa para su posible prisión preventiva domiciliaria de  Liliana Esther Padilla Ibáñez.

Asimismo se encontraron en el resguardo del mismo sistema de mensajería, videos que habían sido enviados en una conversación inmediatamente anterior al hecho, que había sido eliminada por la mujer.

“En ellos se puede advertir que está en estado de ebriedad, lo que incluso es reconocido por ella quien le dice a su interlocutor: «Me tomé todo». Esto se corresponde con los resultados de las pericias toxicológicas cuyos resultados positivos (en el caso de ella y negativo en cuanto al conductor del otro vehículo) ya forman parte del legajo”, enfatizó la Fiscalía.

Finalmente sostuvo que debía sostenerse la prisión preventiva que cumple en el Complejo Penal de Viedma porque “ha tenido una actitud evasiva y ha eliminado evidencia. Esto no tienen ninguna relación con la actitud colaborativa de la que habla la defensa”.

La querella también incorporó elementos para oponerse a la morigeración, habló de inconvenientes de la UADME para realizar un debido control satelital en la localidad bonerense en la que pretende instalarse y profundizó acerca del riesgo de fuga aludiendo a informes bancarios y de otros organismos financieros que dan cuenta de la existencia de recursos económicos para hacerlo”.

Finalmente la Jueza de Garantías coincidió con la parte acusadora, dijo que “las características de la imputada no me permiten morigerar esta medida, por su accionar en el marco del proceso que ya fue analizada, por su conducta posterior y porque no hay certezas de que cuente con un domicilio fijo”, y sostuvo la medida cautelar dictada oportunamente que vencería el próximo 17 de agosto.