Causa Mandagaray: Grasso, el otro acusado de incumplimiento de los deberes de funcionario público se despegó de la acusación

Carlos Grasso declaró en la segunda audiencia.

El segundo de los acusados declaró en la segunda jornada y afirmó que el reglamento de la policía lo exime de controlar el lugar donde se realizaba el curso COER 2021.

En la segunda jornada del juicio por la muerte de Gabriel Mandagaray que involucra a Carlos Grasso y Oscar Scymanski por «incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos» declararon varios testigos y uno de los imputados.

En primera instancia declaró como testigo uno de los profesores de Educación Física que había ofrecido el campo de su madre sobre ruta 1 y se enteró un día antes del cambio de lugar.

 

Carlos Grasso declaró segundo en la audiencia de este martes 03 de octubre y se dedicó a explicar detalladamente su rol en el área en la que él trabajó hasta que sucedió la tragedia que se llevó la vida de Gabriel Mandagaray.

Grasso explicó que comenzó sus funciones en los meses de junio o agosto del 2020 durante la pandemia y que no había actividades en su área. Realizaba actividades vía remota y en el mes de febrero del 2021 comenzaron los primeros cursos.

Detalló que se dedicaba a leer toda la correspondencia que llegaba a su área y la enviaba a la oficina central. Fundamentó que así fue como leyó la reglamentación que indicaba que sus funciones eran netamente administrativas en base a los diferentes departamentos funcionen correctamente bajo su jurisdicción.

«Hay gente que vino a prestar declaración acá doctor y usted le tomó juramento pero dijo algunas mentiras. Eso, a uno que está al lado y escucha le cae muy mal«, dijo Grasso mirando de frente al tribunal.

«No sé qué intereses tienen que defender, pero venir acá a ensuciar al resto por ensuciarlos diciendo que la responsabilidad es del Director de Capacitación de controlar el lugar del curso, en ningún momento, el reglamento me exime de esa función», señaló Grasso sobre la acusación que recae sobre su persona.

«No nos corresponde ni a mi, ni a Scymanski controlar eso, que no vengan a decir una cosa por otra. Él tiene un grado de responsabilidad mayor y no lo cumplió», señaló y agregó que se enteró del cambio de lugar del curso cuando vio la foto en los medios periodísticos y ahí supo que habían lanzado el curso COER. «Y yo estando en la Dirección ni siquiera me invitaron», dejando en claro que no estaba al tanto de los movimientos que decidían los realizadores del curso.