Viedma: amenazó a un hombre al que acusó de matarle a su perra y ahora debe cumplir medidas cautelares

Sucedió en el barrio San Martín de Viedma. El hombre acusado intentó agredir a un comerciante al que amenazó de muerte señalándolo por haberle matado su mascota. No se puede acercar a 100 metros de la víctima.

El viernes 27 de octubre se realizó una audiencia de formulación de cargos contra un hombre por dos hechos de amenaza. Llegó al Poder Judicial privado de su libertad y se fue libre con la condición de cumplir una serie de medidas cautelares.

El imputado debe cumplir durante cuatro meses medidas cautelares hasta que se cumpla el plazo de investigación. Está acusado de amenazar de muerte a otra persona a la cual no podrá acercarse en un radio de 100 metros y estará monitoreado por GPS. Esa prohibición rige sobre el domicilio de la victima y un comercio del barrio San Martín. Para controlar que el acusado no se acerque se le colocará un sistema de monitoreo mediante GPS.

La primera amenaza sucedió el 25 de octubre a las 21.30 horas en un comercio de calle José Hernández donde insultó a un hombre y le dijo que lo iba a matar yendo todos los días hasta encontrarlo, detalló el fiscal adjunto Rubén Negro.

Sobre la segunda acusación, sucedió el 26 de octubre alrededor de las 21.45 cuando el imputado ingresó al local comercial ubicado sobre la calle José Hernández al 800 en Viedma portando un cuchillo le manifestó al comerciante que lo iba a matar diciéndole «cuídate boliviano que mataste a mi hija», haciendo referencia a su mascota.

El detalle del fiscal indica que el acusado hacia ademanes con el arma y perseguía a su víctima por todo el interior del local para agredirlo.
«La víctima logra ingresar al patio interno, cerrando la puerta por lo que el acusado efectuó puntazos sobre la puerta causando temor en el damnificado», refirió.

La causa quedo encuadrada en dos hechos como «amenaza simple» y «amenaza agravada» a titulo de coautor. La investigación tiene un plazo de cuatro meses y el acusado debe cumplir con las medidas cautelares ya informadas. En el caso de incumplirlas puede pedirse la prisión preventiva por parte del Ministerio Público Fiscal.

La defensa del acusado no se opuso al pedido de medidas cautelares y el juez Adrián Dvorzak dio por acreditado el pedido del Ministerio Público Fiscal. El acusado recuperó la libertad ni bien se le colocó el dispositivo de monitoreo.