Alegatos finales en el juicio por jurados por el crimen de Brian Quinchahual en un supermercado de Bariloche

La madre de Brian Quinchahual pidió justicia.

Sobre el mediodía del miércoles 20 de septiembre, luego de la declaración de testigos y del propio imputado se realizaron los alegatos de cierre en el marco del sexto juicio por jurados realizado en la ciudad de Bariloche.

El hecho juzgado se produjo el 7 de mayo de 2022, entre las 13 y las 13.15 horas en el estacionamiento de un supermercado ubicado en la Avenida Pioneros -kilómetro 4,400- de Bariloche.

Según la acusación el imputado protagonizó con la víctima y un acompañante, una discusión en la línea de cajas. Luego de ello la víctima se retiró del local ante las indicaciones de los empleados y se dirigió al estacionamiento donde se encontraba su vehículo. Si bien se había solicitado al imputado que aguarde en el comercio, éste salió del lugar e increpó a la víctima, quien se defendió hasta que el acusado sacó un cuchillo y le dió dos puntazos, causándole heridas que le provocaron un shock hipovolémico que le produjo el fallecimiento.

Alegatos finales

El Fiscal jefe fue el primero en formular su alegato de clausura en el que relató una a una las escenas en que se produjeron los hechos que comenzó con «una discusión, un intercambio verbal». A partir de esa circunstancia, fue intercalando los distintos testimonios escuchados durante los tres días del debate.

“La defensa va a pretender que nos encontremos ante una legítima defensa, va a decir que fue víctima de una ataque ilegítimo. Aun en el supuesto de que debió defenderse, debería haberlo hecho con un medio proporcional al utilizado por el agresor”. Mencionó además la contemporaneidad en el hecho defensivo y el ataque: “Su defensa se produjo cuatro minutos después del ataque, el movimiento defensivo debe ser contemporáneo”.

“Tenemos ausencia de pesar, de parte del acusado, de congoja, de falta de empatía, soberbia, displicente para quien dice honrar y cuidar la vida humana, pareciera que nada es efectivamente así”, argegó.

“En vuestras manos está la solución de este caso, si debe caminar por las calles de Bariloche como si nada hubiera pasado, en sus manos está efectivamente, si toda batería argumental, permite argüir otra solución jurídica posible. O un estado mental carente de posibilidad de elegir a la luz de la ley. No deben ser invitados a ver los hechos conforme a los ojos del imputado, sino de la ley. El veredicto que ustedes emitan en relación al homicidio simple, por el cual es acusado por la fiscalía, es el veredicto que se corresponde con la realidad» finalizó.

 

La madre de Brian Quinchahual, se dirigió a los miembros del jurado, por unos breves momentos. «Yo quiero justicia. No falta uno del montón como dicen todos. No saben el dolor que nos ocasionado y lo vamos a llevar toda la vida», expresó.

 

A su turno la defensora oficial penal se dirigió al jurado: “No vamos a discutir lo indiscutible, las cosas están claras. No lo discute la defensa ni el acusado, en referencia al hecho en el que perdió la vida Brian: Las heridas las produjo el imputado y no lo vamos a discutir. Los videos son claros” dijo, pero destacó que no poseen sonido y recalcó la importancia de los testimonios.

 

Mencionó que la acusación pretende escindir lo sucedido en dos momentos, lo que pasó en el supermercado y otro momento en el estacionamiento. Y argumentó en referencia a la correspondencia temporal de cuatro minutos. «Es imposible escindir un momento de otro, la amenaza continuaba. Nadie quedó tranquilo en el supermercado, todos estaban en alerta, no había esa tranquilidad y quietud que dice la fiscalía. Lo vimos en el video”, sentenció.

 

Recalcó la defensora que el imputado “se defendió de una amenaza real, no solo él, sino todos los presentes en el supermercado. Les hemos otorgado las herramientas que les prometimos, hemos cumplido con nuestra promesa. Les pido que presten atención a la forma en que se suscitaron los hechos. No de manera aislada refiriéndose luego a la información brindada por los psicólogos y psiquiatras”.

 

“Hay que demostrar si hubo dolo o intención de matar, para que haya homicidio, tiene que haber intención directa de matar. La defensa aclara de antemano que no. Consideramos que se defendió y que estuvo en un estado emocional en el cual sus funciones no estaban al cien por ciento; debía cerciorarse que la amenaza había culminado”, finalizó.

 

Ante de concluir la audiencia el imputado expresó: «pido a Dios que no tengan que pasar por una situación igual. Tendrán que defenderse de un millón de tergiversaciones. Dije la verdad, no tengo que actuar nada», entre otros conceptos.

 

En la continuidad de este juicio se prevé que en la jornada de mañana el Juez Técnico, brinde al jurado las instrucciones finales. Pasarán luego a deliberar los doce miembros del jurado.

 

Al igual que en juicios anteriores se transmitirán estas instancias Youtube; Dirección de Comunicación Judicial Río Negro, comunicaron desde el Poder Judicial.