Viedma: acusaron de homicidio agravado a los policías involucrados en la muerte de un hombre

Publicado el: 20 de agosto de 2020 | Por:

Con una audiencia en forma remota grabada, con la presencia del juez Favio Corvalan, de la Fiscal de San Antonio Mariela Coy, del defensor oficial, Carlos Dvorzack y los dos policías imputados por la muerte de un hombre en el kilómetro 1071 se concretó este miércoles la formulación de cargos.

Los dos policías imputados, uno de 40 años y otro de 31, ambos son de Viedma y pertenencen a la Brigada Rural.

En principio la audiencia era de medida cautelar pedida por la Fiscal, pero la misma funcionaria judicial solicitó reconvertir dicha audiencia en una formulación de cargos. Dvorzack manifestó no tener legajo para formular la defensa y se mostró sorprendido por la postura de la fiscal. “Habíamos dialogado otra cosa”, expresó solicitando algunos minutos para dialogar con la Fiscalia.

“No tengo absolutamente nada, no entiendo el apresuramiento de formulación de cargos cuando se están produciendo pruebas. Entiendo que no están dadas las condiciones”, explicó el abogado asegurando que los dos policías que defiende no iban a declarar.

El juez de la causa propuso un nuevo cuarto intermedio para que el abogado les explique a ambos policías sobre su situación procesal. Dvorzack aclaró que no tiene oficialmente información sobre los hechos en cuestión, sólo lo que está en los medios”, refirió el defensor oficial.

“Defender en estas circunstancias es absolutamente imposible”, aseguró Dvorzack.

Argumentos de la fiscalía

El planteo de la fiscal fue de imputación de “homicidio agravado” y argumentó la situación de detención de ambos imputados.

“Ocurrió el 17 de agosto, a horas 18 aproximadamente. Fui anoticiada del hecho alrededor de las 19 horas. Fue en la zona de ruta N’ 3 en kilómetro 1071 en zona de campo donde ocurrió la muerte de Hernan Diego Olivera”, informó la fiscal.

“Se le dio muerte producto de un impacto de arma de fuego. Son empleados policiales, cumplen funciones en la Brigada Rural de Viedma e iban en persecución de la víctima en el patrullero, camioneta Ford Ranger“, aseveró la fiscal en su sustento de fundamentación.

“En la zona se encontraron vainas servidas. Al menos 7 compatibles con armas calibre 9 milímetros. Teniendo la información pedí la detención de los imputados basándome en peligro de entorpecimiento de la investigación. Ambos son empleados policiales, conoces la zona y pueden ocultar pruebas”, refirió Coy.

Coy le informó al juez que la comunicación radial se dio entre el 911, la unidad policial de El Cóndor y el móvil de la Brigada Rural que intervino en el hecho y el pedido de intervención de Gendarmería para resguardar la zona.

Defensor en desacuerdo

“La detención es absolutamente injustificada e ilegal”, remarcó el abogado de ambos imputados manifestando que los policías estaban cumpliendo con sus funciones en todo momento sujetándose a derecho. Cuál fue la mala fe o el motivo, ha quedado claro que podrían haberlo hecho y no lo hicieron. Lo único que no aclararon qué fue lo que sucedió en el enfrentamiento. Cuál es la acción humana que entorpece”, remarcó Dvorzack quién no se mostró de acuerdo con la detención.

“Creo que la prueba es muy endeble, pero la circunstancia de tiempo, espacio y lugar no acredita la detención que debe ser declarada ilegal o arbitraria por lo menos”.

Coy expresó que el lugar queda a 80 kilómetros de San Antonio. En una zona inhóspita adentro del campo donde quedó el vehículo estacionado con las ruedas en llantas y la persona quedo en el lugar. “Hasta que no llego el personal de sanidad no fue asistido. Murió en el trayecto, estaba con vida, lo dejaron allí tirado”, remarcó la fiscal quien aseguró que dispararon al menos 7 veces.

El juez Corvalan resolvió rechazar el planteo de la defensa entendiendo que la Fiscalía argumentó la fundamentación del caso.

Se le atribuye a los policías Cabrera y Sayfueque haber perseguido a Olivera, desviarse en la zona de Campos sobre el kilómetro 1071 y haber efectuado al menos 7 disparos sobre Olivera provocando la muerte al darle un disparo en la cabeza. La causa se caratula como “Homicidio agravado”, por ser efectivos policiales los involucrados.

Evidencia probatoria

Coy menciona el llamado a El Cóndor a las 18.33 dando cuenta de lo sucedido por parte de Sayfueque; sobre el hospital de San Antonio, que recibe el primer llamado a las 19 horas. Menciona la certificación de lesiones de Cabrera quien ya fue dado de alta.

Hizo hincapié en la requisa vehicular de la Ford Ranger y el Gol conducido por Olivera y mencionó también el secuestro de un arma 9 milímetros y un arma larga.

El Gol Country contaba con manchas de sangre en el interior, con su para golpes destruido, dos ruedas en llanta y rayones en el chasis.

Se encontraron al menos 7 vainas servidas compatibles con un arma de fuego 9 milímetros, se encontró un cuchillo serrucho tipo tramontina y se esperaba la realización de las pericias sobre los vehículos.

La autopsia a Olivera determinó que la muerte se dio por un impacto de arma de fuego en la zona frontal derecha de la cabeza. Se encontraron restos de proyectiles dentro del cráneo de la víctima de 48 años.

También se sumó a la causa, el testimonio de dos personas en el lugar del hecho que se acercaron a la zona, incluso uno de ellos ayudó a cargar el cuerpo de la víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.