Juicio contra Lujan por el crimen de Francisco: Fiscalía y querella piden desde 5 años de cárcel y defensa prisión en suspenso

Carlos Lujan, condenado por el crimen de Mariano Francisco.

 

Este viernes 18 de agosto se desarrolló el juicio de cesura en el que el Ministerio Público Fiscal pidió una pena privativa de la libertad de cinco años para Carlos Lujan, declarado autor de homicidio en estado de emoción violenta de Mariano Francisco. Los hechos se produjeron en julio del año pasado en la localidad de San Javier y culminaron con la muerte del joven de 22 años.

 

La jornada empezó pasadas las 10:30 horas con los alegatos de apertura de las partes, luego de ellos comparecieron en la audiencia gran cantidad de personas brindando declaraciones testimoniales que sustentaron los pedidos de pena realizados.

 

Pasadas las 14 comenzaron los alegatos de clausura, la Fiscal interviniente, Mariana Giammona destacó todas las versiones que dieron cuenta como “el acusado le arrancó la vida a Mariano, un chico que se encontraba indefenso, que sólo pudo poner su cuerpo mientras intentaba alejarse de la carnicería”. Un cuerpo sobre el que se contaron “13 puñaladas, cuatro de ellas de índole defensivo ya que se encontraban en codos, manos y dedos”.

 

“El cuerpo habla de que Mariano estaba indefenso mientras el imputado desplegó una violencia desmedida, brutal y descarnada y mató a la victima frente a sus amigos”, incluso frente a su propia mujer (del victimario) que le pedía que parara, refirió Giammona en la audiencia.

 

Durante una hora la Fiscalía repasó los diversos testimonios que había escuchado anteriormente. Enfatizó en “la perdida inconmensurable que sufrieron su madre, su esposa y su pequeño hijo a partir de este hecho extremadamente violento y desgarrador”.

 

Buscando reconstruir la figura de la víctima, tal como había adelantado al iniciar la jornada de cesura, dijo que era un hombre trabajador tomando palabras de gran parte de los testigos. Estaba dispuesto a progresar en el marco de un trabajo informal, temporario y altamente sacrificado.

 

“Ni haber cometido un delito (que en nada tienen que ver con este juicio y que se efectuó años antes en otra ciudad), ni la estigmatización que la defensa intentó lograr de él y sus amigos, le quitan valor a una vida humana. No hay causa de justificación”.

 

“Mariano era un chico sano, proactivo, jugaba al básquet. Tomar una bebida alcohólica no es motivo de criminalización. Era un joven con proyectos y expectativas”, agregaron desde la acusación.

 

La declaración de responsabilidad penal por el delito de homicidio en estado de emoción violenta fijan un lapso de pena privativa de la libertad de entre 1 a 6 años, en el marco del cual la acusación requirió 5 “casi el máximo previsto para este tipo de homicidio”.

 

A su turno la querella, representada por el abogado Manuel Masa compartió los “contundentes argumentos” de la Fiscalía y detalló también, especialmente, la extensión del daño causado. “La conducta del sujeto, el accionar del condenado durante el desarrollo del hecho y durante la etapa posterior va a elevar el pedido de pena” adelantaron antes de solicitar una pena de 5 años y 6 meses, “una pena inferior sería matar dos veces a Mariano Francisco”.

 

Finalmente hizo lo propio el abogado defensor, Damián Torres, quien pidió un año y nueve meses de prisión en suspenso y la realización de un tratamiento psicológico además de la reparación mensual correspondiente al 40% del salario mínimo, vital y móvil en favor de la pareja y el hijo de la víctima.