“Con ellas no, imbéciles”

Publicado el: 22 de diciembre de 2016 | Por:

Sucedió hace cinco noches atrás. El sábado próximo pasado en El Cóndor.

Son de apellido Vera, pero no Vera, Verita así nomás, comuncito. Son Vera de La Rioja, parientas de Rosarito, la maestra; lejanamente les corre sangre del Chacho. Son muy buena gente, pero mejor no te metas con ellas.

Y ahí fueron, dos pendejos con armas de fuego, a robarles. Decí que estaban distraídas, que si no… mierda que se llevaban el camarón de la abuela y el celular de la hija. Decí que son como las ratas para escapar, si no, la hija, Fabi, todavía los está haciendo “sonar” con la zapatilla que usó como arma de defensa.

Cenamos juntas esa noche. La dueña de casa -inquilina en El Cóndor-(72 años), su única hija de 44 y una de sus nietas, de 17. Ni la abuela ni la niña vieron nada, aunque la pequeña ya estaba armada con el palo del secador del baño.

La abuela alcanzó a bajar de la cámara las fotos del recital de Federico en Patagones y las de un cumpleaños al que había asistido ese mismo día. Dejó la cámara sobre el sillón del living, donde también estaba el celular que hacía dos días había comprado para su hija.

Luego se dirigieron ambas al dormitorio a hacer no sé qué cosa mientras la niña tomaba una ducha y Fabi, siempre de antenas paradas, escuchó un leve ruido de ventana que se abre, se dirigió a la cocina y desde allí pudo ver a uno de los “muchachos”: “¡qué querés!!!” le dijo con su casi indescifrable tonada “yiojana” y el tipo, apuntándola, con el rostro y cabeza cubiertos, con sus ojos achinados y oscuros (lo único que pudo ver de su cara) y aparentemente drogado dada la actitud, solo atinó a decir “plata”. Ella se adelantó a los gritos de “yajá (rajá) de acá” y ahí fue cuando pudo observar que otro malandrín estaba en el living y se iba de espaldas a ella diciendo “vamos, vamos”.

Ella los corrió, casi agarra a uno porque se quedó enredado en la reja, pero con tanta habilidad se desnganchó, “yajaron” los guachos que cuando los corrió hasta la esquina ya no estaban más.

Y pese a la inmediata movilización de toda la policía, luego de efectuada la denuncia por la muchacha que salió en el auto en busca de  los delincuentes y fue a la comisaría, no hubo novedades. La movilización policial  duró hasta las cinco de la mañana del domingo y aún sigue en busca de dos tipejos que aparentemente se tragó la tierra.

Eso fue todo lo que ocurrió: el mal momento, la impotencia de sentir violado el domicilio, el susto de la abuela por el coraje de Fabi quien ordenó (a su madre y a su hija) que no salieran…

“Lo material va y viene, ojalá se encontrara al menos la cámara, pero bueno aquí estamos, las tres bien y contando el episodio” dice la abuela sonriendo tranquila y sin hacer escándalos. Y orgullosa de su hija.

 

Lo que yo digo es: los que venimos de “afuera” a vivir a El Cóndor, vinimos en busca de paz en medio de las innumerables bellezas que este lugar tiene para ofrecer y una vida serena, en concordia con la vecindad y la naturaleza, sobre todo la gente mayor, como nosotras.

Ahora está faltando un pequeño detalle, tan insignificante que podría terminar con nuestra vida: la seguridad, el “barrido” de chorros que impunemente transitan las calles de la villa,  terminar con la droga que sale como pan caliente de vaya a saber qué guaridas…

 

Señores responsables de que estas cosas NO OCURRAN: hagan algo YA para que todos podamos vivir en paz!

(Si no, tómense unas clases de defensa personal, de valentía y ovarios,  con la hija de Alicia, la madre que adopté cuando vine desde el sur)

 

 

Viviana Simionatto

DNI 14.418353

Balneario El Cóndor

Respuestas para este articulo

2 Comentarios
  • Sebastian dice:

    Ayudaría la limpieza de chorros en el balneario, no dandoles confianza, ni haciendolos amigos, ni darles trabajo.
    Pero siempre alguno alimenta la boca que luego los morderá.
    Si no conoces a la gente, usá el trucho mas viejo: PREGUNTALE A LOS VECINOS

  • Belén Olivero dice:

    "Sucedió hace cinco noches atrás. El sábado próximo pasado en El Cóndor…" "El sábado próximo pasado en El Cóndor…" O es pasado o es futuro :/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.