Cipolletti: piden declaración de culpabilidad para acusado de homicidio en ocasión de robo

Publicado el: 17 de junio de 2018 | Por:

Se trata del imputado por el crimen de Lucinda Gutierrez. La fiscalía consideró probado el hecho pero la defensa adujo que el crimen lo podrían haber cometido otras personas que no fueron investigadas. 
La última jornada del juicio comenzó con la declaración de la Directora del Laboratorio Regional de Genética Forense con asiento en Bariloche, Silvia Vanelli Rey, quien en su carácter de perito informó que se había hallado ADN correspondiente al imputado debajo de las uñas de la víctima y en la manija del ropero donde la mujer guardaba sus ahorros.
Tras lo anterior, el imputado hizo uso de su derecho a declarar y admitió haber estado esa noche tomando con el hijo de la víctima en la vivienda, pero negó ser el autor del crimen y señaló que se fue a la ciudad de Neuquén antes de las 00:30, horario en el que los testigos mencionaron haberlo visto en la escena del crimen.
Una vez concluida la ronda de testigos, las partes expusieron sus conclusiones finales del caso. Comenzaron los fiscales Martín Pezzetta y el adjunto Matias Stiep, quienes consideraron que a lo largo del debate se había alcanzado el grado de certeza necesario para arribar a una condena.
Señalaron que distintos testigos ubican al acusado en el lugar el hecho la noche del crimen y que lo habían visto calzando unas zapatillas de “papi fútbol”. Según indicó el fiscal, recordando lo declarado por integrantes del Gabinete de Criminalistica local, en la escena del crimen sólo se halló un rastro calzado de zapatillas de fútbol con tapones.
Por otro lado, Pezzetta agregó que en la declaración de Vanelli Rey del día de la fecha, quedó claro que se encontraron restos de ADN del imputado debajo de las uñas de las víctimas y en la manija del ropero del cual se habría robado una suma no determinada de dinero. “El ADN debajo de las uñas, habitualmente, puede hallarse cuando la víctima se intenta defender de una agresión y los restos genéticos en la manija del ropero sólo se explican porque el acusado fue quien rompió el ropero para extraer el dinero”, aseveró.
A lo anterior, sumó como tercer prueba de importancia las circunstancias en las que el imputado fuera demorado en la ciudad de Neuquén. “Este hombre fue demorado en Neuquén Capital con $39 mil, los cuales no pudo explicar como los obtuvo”, explicitó. Para cerrar su alegato expresí que quedó debídamente acreditado que el responsable del homicidio en ocasión de robo ha sido el acusado.
El defensor oficial, Sebastián Nolivo, señaló que existen dudas respecto de la culpabilidad de su cliente y que hubo otras hipótesis que no fueron investigadas por la fiscalía. Respecto de la pericia de ADN expuso que las muestras se pueden haber contaminado ya sea en el manejo de la mismas o que se podría haber dado una contaminación cruzada, señalando que el estudio se hizo sobre muestras que presentaban perfiles genéticos de tres personas en simultaneo.
Además señaló que su cliente no presentaba – al momento de ser detenido – lesiones compatibles con las que podría haber producido la víctima al defenderse y que las zapatillas de fúltbol mencionadas por la fiscalía no fueron halladas por lo que no puede acreditarse que fueran del imputado. Finalmente, señaló que tal como lo hubiera declarado al inicio de la investigación, el dinero que poseía el mismo al ser detenido era producto de trabajos de albañilería que había realizado anteriormente.
Por lo anterior, solicitó la absolución de su cliente por el beneficio de la duda.
El Tribunal integrado por Álvaro Meynet, César Gutierrez Elcaraz y Sonia Martín comenzó el proceso de deliberación e informará su veredicto de culpabilidad o de absolución el próximo jueves 21 a las 11 horas en el edificio judicial de España y Urquiza de Cipolletti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.