Belén, es taxista y contó sobre un abuso que sufrió trabajando de madrugada en Viedma

Una taxista de Viedma fue víctima de un abuso cuando un pasajero le propuso primero tener sexo a cambio de dinero y después le realizó tocamientos por debajo del plástico que determina el protocolo Covid. La víctima, contó su experiencia a este medio.

La mujer contó la situación vivida en la madrugada y tras radicar la denuncia correspondiente dio a conocer los pormenores de lo vivido a este medio.

“En la madrugada de hoy, mientras trabajaba, estacionada en el muelle de lanchas plataforma de la empresa en la cual ejerzo, aborda el taxi, diciéndome que lo lleve al casino; camino al mismo comienza a decirme que tenía ganas de cojer que me iba a llevar con él y me cambió el destino diciendo que lo lleve al barrio Guido que tenía un bulo donde supuestamente él iba a estar conmigo”, contó Belén nombrando al agresor sexual en su posteo.

“Me ofrecía plata para tener relaciones y para que hiciera silencio, en un momento lo puteo diciéndole que él no me iba a tocar un pelo, cuando se iba acercando cada vez más al nylon protector. Paso su mano debajo tocándome la pierna y parte del glúteo, fue ahí donde se me mezclaron todos los papeles, se me apagaron las luces y solo quería llegar al casino donde estaban mis compañeros”, expresó sobre el drama que estaba soportando.

“Llore en silencio para que no se diera cuenta y no me note débil. Se hizo eterno ese camino. En un momento atiné a parar para bajarlo yo misma, pero no lo hice, sentía que algo iba a tener para lastimarme, además mi fuerza no es la misma que la de un tipo (menos mal que no lo hice, porque en la comisaría cuando sustrajeron sus pertenencias, tenía una manopla de acero recortada, que la podría haber usado en mi contra)”, detalló.

“Llegué, bajé del auto y le pedí a mis compañeros que lo bajaran, enseguida actuaron. Pero no termino ahí, el tipo después de todo eso se metió al casino como si nada, fue ahí donde llegó otro de mis compañeros y se metió a sacarlo. Junto con los guardias del casino, valga la redundancia, que actuaron a mi favor, llamado a la policía que lo llevó detenido y yo fui hacer la denuncia”, remarcó.

“Pedimos un poco más de control. Yo estoy bien físicamente, pero la cabeza me juega y va jugar en contra creo que por un tiempo largo. Agradezco el accionar de mis compañeros y el personal del casino”, finalizó la víctima de Adolfo Scatena, quien tras ser demorado fue llevado a la Comisaría Primera.