Un recuerdo que Facundo llevaba de su abuela apareció en la comisaría de Teniente Origone

Publicado el: 4 de agosto de 2020 | Por:

El pasado viernes 31 de Julio se realizó un nuevo rastrillaje con Marco Herrero, adiestrador canino, al frente del procedimiento junto a Yatel, el perro que días atrás halló rastros del joven en los móviles policiales de Teniente Origone, la localidad de Villarino donde el joven fue visto por última vez.

Marco Herrero contó que su pastor alemán encontró una bolsa con posibles objetos del joven de 22 añosDe esa manera, la defensa a cargo de Leandro Aparicio sostiene que este dato es un elemento clave para reafirmar la hipótesis de la querella, al igual que la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) sobre la presunta desaparición forzada de Facundo, en manos de la Policía Bonaerense.

“Yatel se introduce rápidamente en este calabozo, ingresa un Policía Federal, se llama a los testigos y el perro empieza a ladrar dentro del calabozo. Empieza a buscar sobre la basura, un colchón, ropa, demás, y logra identificar como una bolsa tipo de consorcio transparente”, declaró Herrero ante los medios de comunicación.

“El perro identificó una esencia de rastros biológicos que podrían o no ser de Facundo. El hecho importante es cuando se abre la bolsa, se encuentra en estado de descomposición, un paquete de cigarrillos, tierra y lo que es de impacto: cuando se la deja ingresar a Cristina reconoce un elemento que le había regalado la abuela a sus tres hijos”, contó Herrero.

“Lo identificó como un souvenir que le había regalado la abuela de sus hijos, a Facundo como recuerdo”, aseguró Herrero.

El perito lo describió como una fruta, del tamaño de un huevo, que tenía en su interior una mariquita de Dios con un mensaje para el chico. Un regalo similar le habría hecho la mujer, ya fallecida, a los dos hermanos de Facundo.

“A mi entender, más allá de que el trabajo del perro se trata de un recurso más, es un elemento contundente el que se ha hallado. Es como si se hubiese encontrado el teléfono del chico”, graficó Herrero, quien manifestó que Yatel está en condiciones de detectar esencia humana a través del olor.

El miércoles 22 de julio, el mismo perro rastreador que actuó luego de olfatear un cuellito de lana que utilizaba el joven, había marcado “esencia odorífera” de Facundo en un móvil policial. Fue al subir y bajar repetidamente del patrullero 22.788 del mismo destacamento de Origone, asignado al oficial Alberto González.

Respecto del destacamento de Origone, el ministerio de Seguridad ya envió a la fiscalía un reporte sobre los móviles policiales vinculados a ese puesto, el personal que prestaba servicio y los equipos trunking que tenían asignados el 30 de abril, día de la desaparición de Facundo. También aclaró que no todos los móviles eran monitoreados por el Sistema de Localización Automática Vehicular (AVL), del organismo.

La investigación para dar con el paradero de Facundo Astudillo Castro avanza y las pruebas que implican a la Policía Bonaerense crecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.