“Salir a Matar”

Publicado el: 14 de febrero de 2018 | Por:

Nota del Legislador Jorge Vallaza analizando la situación en el país sobre las muertes en manos de policías que generaron polémica en este último tiempo. Los casos de Chocobar, Rafael Nahuel y Santiago Maldonado son un ejemplo de la forma de gobernar permitiendo el abuso de la fuerza policial.

El policía me apuntó a la cabeza. Erguido y tomando el arma con las 2 manos, como en las películas. Me cruzó el patrullero delante de mi auto, que estacioné en la banquina luego de escuchar la sirena detrás que sonaba tras de mí. Junto a mí observaba aterrada mi entonces pequeña hija.

Mientras el policía gritaba que me bajara del auto- sin dejarme de apuntar a la cabeza- llegó una moto con el empleado de la Estación de Servicio donde habíamos cargado nafta hacía unos minutos.

Resulta que firmé un cupón de tarjeta equivocado – cuestión que ni me había percatado- y solicitaron apoyo policial, quienes “me ubicaron” inmediatamente.

El policía había entendido que me fui sin pagar y ambos se disculparon ante mi enojo por lo desproporcionado del procedimiento.

Esto fue en Mar del Plata, zona del faro, sobre la ruta de la costa, enero del año 2000. Luego del mal momento entendí el significado que tuvo para la Policía Bonaerense el mensaje del recién electo gobernador Carlos Ruckauf, quien, en su último tramo de campaña, usó un slogan que decía algo así como que a cada delincuente había que meterle una bala …

Ahí nomás pensé que, si a un turista de clase media en plena temporada marplatense lo trataban así, qué sería lo que harían con los jóvenes humildes de los barrios populares bonaerenses.

Ruckauf renunció a su turbulento gobierno tiempo después y -si bien no hay registros de la eficiencia de su política de mano dura a cargo del ex-carapintada Aldo Rico-  si se sabe que fue denunciado desde Washington por la organización Human Rights Watch, al ser la gestión gubernamental en democracia con mayor índice de violencia policial;  lo que supone abusos, torturas y muertes por parte de esta fuerza de seguridad. ( https://www.lanacion.com.ar/44078-ruckauf-y-la-policia-resultaron-aplazados-en-derechos-humanos).

Recientemente, la apología del delito realizada por el Presidente de la Nación Mauricio Macri y la Ministra Patricia Bullrich – defendiendo al policía Chocobar – quien mató por la espalda a un joven delincuente que huía;  promueve  el “gatillo fácil”-literalmente los “fusilamientos”- para que las fuerzas de seguridad  transgredan todas las leyes y protocolos vigentes en materia de actuación frente a un hecho delictivo,  instructivos que dicen exactamente lo contrario de lo que aplauden Macri y Bullrich.

La postura del Presidente y la Ministra ratifican el rumbo tomado un tiempo atrás por la Gendarmería Nacional al desplegar un operativo ilegal que derivó en la muerte de Santiago Maldonado, así como el homicidio por la espalda del Joven Rafael Nahuel en un procedimiento de la Prefectura Naval Argentina.

En estos días, un efectivo del Grupo Halcón acribilló por la espalda a un joven de 17 años que intentó robarle (http://telefenoticias.com.ar/actualidad/investigan-a-un-policia-del-grupo-halcon-que-mato-por-la-espalda-a-un-joven-que-intentaba-asaltarlo/).

Es de esperar que estos hechos de violencia institucional de Fuerzas de Seguridad se multipliquen en los tiempos que vienen, donde un conflicto de tierras, una protesta social,  un celular o un par de zapatillas  tengan más valor que la vida de un ser humano , legitimando de hecho la represión violenta y la Pena de Muerte.

También pasan y seguirán pasando otras tragedias- donde nadie está exento- como consecuencia de las “balas perdidas” que surgen de esta habilitación gubernamental para “salir a matar”, como sucedió en el microcentro porteño, donde fueron heridos 2 ciudadanos que transitaban por la zona. (http://www.eleconomistaamerica.com.ar/sociedad-eAm-argentina/noticias/8920430/02/18/Tiroteo-en-el-microcentro-de-Buenos-Aires-con-tres-heridos-de-bala.html).

Más allá de las víctimas inocentes que este accionar genera, en un mundo civilizado todo sospechoso o culpable de cometer un delito debiere tener la oportunidad de repararlo y reinsertarse en la sociedad. Nada de eso es posible ante la Muerte.

Está claro que ésa es la “orden política” de Macri y Bullrich hacia las fuerzas de seguridad, y está fuera de discusión que es un accionar totalmente ilegal y que viola el Estado de Derecho.

Es realmente bochornoso que el gurú oficialista Durán Barba salga a justificar estos asesinatos, argumentando que las encuestas marcan que la mayoría de la gente está de acuerdo con la Pena de Muerte, poniendo sus sondeos marketineros por encima de la Constitución Nacional y de todas las leyes vigentes.

Es lamentable que la mayoría de los medios de comunicación masivo- alineados con el gobierno nacional por intereses económicos y políticos- nieguen la gravedad de estos hechos, los distorsionen y/o intenten naturalizarlos sin condenarlos.

La Justicia debe actuar para juzgar a los autores materiales de estos “Crímenes de Estado”- quienes no podrán ya alegar la derogada “Obediencia Debida”- pero es saludable para fortalecer nuestro sistema democrático, que en algún momento – más temprano que tarde- también sean juzgados los responsables políticos de todas estas tragedias y muertes cotidianas.

 

 Mg. Jorge Luis Vallazza

DNI 12.975.453

Legislador Frente Para la Victoria-Río Negro

Respuestas para este articulo

2 Comentarios
  • José dice:

    Por que no va a laburar este atorrante antes de hablar pavadas, va 2 o 3 veces al año a trabajar como legislador nada más!

  • Juan Bautista dice:

    Resulta preocupante reconocer por algunos comentarios, cómo la estrategia "duranbarbista" falacia ad hominem, que llevó al poder al neoliberalismo, le sigue dando resultado para envenenar el imaginario social de una parte de la sociedad.
    Dice Wikipedia: En lógica se conoce como argumento ad hominem (del latín, «contra el hombre»)​ a un tipo de falacia que consiste en dar por sentada la falsedad de una afirmación tomando como argumento quién es el emisor de ésta. Para utilizar esta falacia se intenta desacreditar a la persona que defiende una postura señalando una característica o creencia impopular de esa persona.
    Una falacia ad hominem tiene la estructura siguiente:
    A afirma B: Vallazza afirma y argumenta que se están cometiendo crímenes de estado.
    Hay algo cuestionable (o que se pretende cuestionar) acerca de A: Vallazza va pocas veces a laburar.
    Por lo tanto, B es falso: Es mentira que se estén cometiendo crímenes de estado.
    Este recurso, básico y hasta infantil, sostenido sistemáticamente por el macrimo, los medios hegemónicos y una parte de los jueces, resulta muy poderoso y convincente, a tal punto que logra distraer la atención de los graves hechos que están sucediendo.
    No conozco al Sr. Vallazza ni al Sr. José, pero coincido con los conceptos vertidos en "Salir a matar" y reitero mi preocupación por la utilización mediática (y hasta judicial) de la difamación como principal argumento para invalidar legítimos reclamos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.