“Poderosos  explotaban sexualmente a niñas y adolescentes bajo responsabilidad del Estado”

Publicado el: 29 de marzo de 2017 | Por:

“Las mujeres organizadas de Viedma y Patagones asistimos a la lectura de la sentencia en el juicio contra el ex juez Juan Bernardi y Julio Antueque, parte de la banda denominada “Los viejos”.

“Llegamos a esta instancia porque hubo una denuncia. Y fue justamente una mujer, y luego otras mujeres, las que se animaron a denunciar, las que decidieron ponerle fin a esas atrocidades que “en Viedma todo el mundo sabe” pero nadie hace nada”.

“Pero también llegamos a esta instancia y en el medio hubo aprietes, amenazas, hubo viejos que cayeron y otros que van zafando. Hubo un Consejo de la Magistratura que destituyó al juez corrupto y abusador y eso nos llenó de expectativas. Sin embargo, estas se fueron diluyendo a medida que vimos avanzar la instrucción y el juicio penal con una tibieza que el caso NO ameritaba, pero la protección de uno de los suyos SÍ”.

“Y así llegamos al día de la sentencia, sin ninguna expectativa. Lo decimos, porque las penas pedidas por la fiscalía son muy inferiores a las que hubieran correspondido si en este juicio, este Poder Judicial siempre poderoso, se hubiese dignado a investigar y juzgar no un hecho anecdótico (que si el asado sí, que si ese día no, que si la casa tenía dos habitaciones o tres) sin investigar ni juzgar las cuestiones de fondo.

En Viedma, un grupo de “viejos” poderosos (funcionarios provinciales, judiciales, abogados, empresarios) explotaban sexualmente a niñas y adolescentes, muchas de las cuales se encontraban en situaciones de vulnerabilidad bajo la responsabilidad de instituciones del Estado.

Las explotaban antes y las explotan AÚN HOY y durante todos los meses que este espectáculo del juicio acaparó nuestra atención.

Por exclusiva decisión de los funcionarios judiciales que llevaron adelante el proceso que terminó, no se investigó a esta red y los delitos aberrantes que involucran entre muchos otros a Bernardi y Antueque. Esto no nos sorprende ni siquiera mínimamente, ya que esta red de trata y explotación no existe “a pesar de la investigación judicial” sino que se sostiene con el aval y la participación del Poder Judicial, del poder político y económico de nuestra ciudad.

Ni este juicio ni la sentencia responden a nuestras demandas. Porque lo que pretendemos es que “Los Viejos”, que representan al poder local, dejen de explotar y de abusar de nuestras niñas y adolescentes. Que el Estado rionegrino ofrezca respuestas y garantías reales a las niñas, niños y sus familias en situaciones de vulnerabilidad. Que se deje de señalar y criminalizar a las niñas pobres insinuando que ellas mismas provocan los abusos a los que las someten. Que la prensa local deje de vendernos estos discursos cómplices que no hacen más que amparar y proteger a todos los involucrados en la red de explotación sexual infantil, compuesta por hombres y mujeres de poder y con un dudoso prestigio social que debe ser fuertemente cuestionado. Nada de esto depende de la sentencia de hoy. Los jueces terminarás de leer y las niñas y adolescentes seguirán siendo explotadas. Ninguna de nosotras se va tranquila a su casa sabiendo esto. Pretendemos que a los funcionarios judiciales les pase lo mismo.

 

Respuestas para este articulo

Un comentario
  • sofia dice:

    Fallaron todos los organismos de contencion y proteccion de las menores, esos tambien tiene que hacerse cargo de la responsabilidad.- Denuncia una vecina? y si nadie denunciaba- seguian los abusos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.