Pintadas políticas vs pañuelos pintados

Publicado el: 24 de marzo de 2018 | Por:

 

La tarde del viernes 23 de marzo podría quedar marcada como histórica en Carmen de Patagones siendo el día que pretendieron evitar pintar los pañuelos de las Abuelas de Plaza de Mayo que tanto simbolizan para quienes buscan mantener viva la memoria.

La marcha se concretó desde la calle Botazzi en la Escuela N° 2 hasta la intersección con Meilan, (nombre de uno de los desaparecidos en dictadura en nuestro país). En ese lugar fue la primera intervención que se realizó en el día, la otra fue en el escenario de las luces en el Parque Piedra Buena tras marchar por calle Colon.

Desde el Parque Piedra Buena continuó la marcha por la calle Bynon y doblaron por 7 de Marzo hasta Comodoro donde se llevaría a cabo el acto final. Una de las actividades pretendió ser pintar los simbólicos pañuelos blancos de las Abuelas de Plaza de Mayo que representan entre muchísimas cosas mantener viva la memoria. La actividad se concretaba normalmente cuanto el Comisario Romero se acercó a pedir que no sigan con esa iniciativa.

“Interrumpan esta acción porque si no tendré que actuar, por favor se los pido”, fue la primera frase del dialogo que comenzaba a gestarse entre el Comisario Romero y Nicolás Garcia, referente de SUTEBA quien aclaró que las intervenciones se realizan hace 20 años y nunca habían tenido problemas, mientras la locutora del acto aclaraba que se trataba de pintura que se va con el agua, pero lo que no se iba a ir nunca es el dolor generado en la dictadura.

La orden era de superiores que pretendían que no se pinten las veredas de la plaza 7 de Marzo porque consideran que se daña el lugar. Mismos superiores que llegaron al lugar que ocupan pintando en campaña cuanto lugar podían intervenir con el nombre de los candidatos y en muchos casos esos nombres permanecen pintados desde el 2015 a la actualidad.

En la mañana de este sábado 24 de marzo, después de una leve llovizna que cayó sobre la Comarca seguramente los pañuelos comiencen a despintarse sobre la vereda de la plaza. Para tranquilidad de esas personas que les molesta que la memoria se mantenga viva a través de la simbología generada durante años de quienes lucharon para que así sea.

Los pañuelos pintados se desintegrarán con el agua y no habrán quedado rastros de ellos en días más, lo que permanecerá eternamente es el momento vivido por muchas de las personas que se manifestaban y que tuvieron que vivir esa sensación de prohibición que se les comunicó en base a una orden que se cumplía. El punto es que nada se hace para restablecer los espacios abordados en campaña por todos los partidos políticos que realizaron sus pintadas en todo el Distrito de Patagones.

La gente opina a favor y en contra, en algunos casos aplauden la iniciativa del comisario y en otros lo repudian y así vamos por la vida posicionándonos en uno y otro lado por cuestiones que dividen en actos tan sencillos como estos, pero que marcan de alguna forma nuestras maneras de pensar ideológicamente y en algunos casos reflejan las miserias que llevamos como seres humanos.

Seguramente habrá palabras de arrepentimiento o tal vez se refuerce la acción de evitar el “daño”, pero deberán trabajar y mucho para demostrar que no estaban atentando contra la memoria y que fue una simple acción de evitar dañar la propiedad pública como justificaron en el dialogo mientras efectivos policiales fotografiaban a las personas que llevaban a cabo las pintadas, incluso a niños.

Mientras se plantea la discusión y el debate por los pañuelos que se pintaron en las veredas de la plaza 7 de Marzo, en muchos casos permanecen a través del tiempo los nombres de las personas que participaron de la campaña del 2015 y del año pasado. De eso, poco se habla porque hasta parece que lo naturalizamos y nada decimos al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.