Penal 1: Un interno se cosió la boca y los ojos pidiendo un traslado por acercamiento familiar

Publicado el: 2 de diciembre de 2017 | Por:

Un interno con una condena de 26 años y dos meses denunció que desde hace tiempo se le impide el traslado por acercamiento familiar decidió coserse la boca y los ojos reclamando se lo considere. Se encuentra en el Penal 1 y pide ser llevado a General Roca o Cipolletti para estar cerca de su madre.

Se trata de Marcelo Sepulveda, quien ya cumplió 18 años y varios meses de su condena y se encuentra pasado de su transitoria en más de cinco años, según contó a este medio. “Hace seis años que ando distanciado de mi familia, hace un año que estoy en este penal y no me han llevado a ningún acercamiento familiar. Me tienen a las vueltas hace cuatro meses, por eso tome está decisión”, contó Sepulveda quien aseguró que su madre tiene importantes complicaciones de salud y que su esposa e hijas no han podido verlo porque lleva distanciado 16 años en base al traslado a distintos penales.

El interno aseguró que el juez Juan Pablo Chirino, a cargo del Juzgado de Ejecución Penal 10, le aseguró a través de una tele conferencia que en 15 días iba a ser llevado a Cipolletti. “Pasaron dos meses y no hubo ningún traslado”, refirió Sepulveda que comenzó su reclamo en la jornada del viernes 1 de diciembre tras cuatro meses de espera del traslado.

Al ser consultado por los motivos de la condena, confirmó que está detenido por robo a mano armada y ahora purga la condena en el Penal 1, pero durante 16 años estuvo en distintos penales del país como

“He pedido hasta la Unidad Federal 5 y no me la quisieron dar”, contó Marcel Sepulveda quien cumple una condena de 26 años y dos meses tras una serie de unificación de causas que involucra distintas fugas y un robo a mano armada sucedido en junio del año pasado en General Roca donde fue detenido por última vez y espera una resolución.

Indicó que durante el día se pasean en tres celdas y un pasillo, con una hora de patio por día y otra hora para jugar a la pelota. La única actividad que le brindan es “Fajina de pasillo” lo que significa limpiar el sector de celdas.

Sepulveda advierte que en el Complejo Penal no lo dejan cumplir con las medidas de reinserción ya que no participa de ningún taller de oficio y de ninguna actividad educativa. En el Pabellón de la planta alta A derecha, el interno denunciante espera definiciones sobre su destino y busca que sea lo más cerca de su familia.

El de Sepulveda no sería el único caso de pedidos de acercamiento familiar ya que hay compañeros de celda que estarían pasando por la misma situación y argumentan que ningún organismo estatal se hace cargo de sus planteos.

Respuestas para este articulo

3 Comentarios
  • KrakenSenpai dice:

    ¿A eso le llaman cocerse? Pero por favor…

  • josefina dice:

    seguro aver si hcen algos los fiscales q estan son uno simberguensa los tienen enserredos sin hcer nada de nada …a los violadores ledan todos los veneficios como es la cosa xq los violadores tienen mas pribilejios . q uno q roba cualquiera fiscales corruptos

  • Maria dice:

    Debería de haberse cocido las manos antes de robar y por lo que se lee es una persona que vuelve a robar cada vez que lo sueltan. A pensar un poco más antes de actuar y se evitaria este impedimento familiar somos dueños de nuestras propias acciones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.