Patagones: Su beba nació y murió en el Hospital Pedro Ecay y quieren saber por qué

Publicado el: 29 de abril de 2018 | Por:

Una joven pareja de Patagones hizo pública una situación vivida hace 9 meses en el Hospital Pedro Ecay, luego de que su beba recién nacida falleciera horas después. Buscan respuestas y esperan una autopsia que dictaminó la justicia luego de la denuncia que presentaron en la fiscalía.

Natalia y Lucas, una joven pareja maragata, dialogó con radio Señales y contaron la trágica situación vivida. Narraron graves desmanejos en el nosocomio local, falta de un médico y buscan, en la justicia, saber la verdad de lo que sucedió.

Desde hace unos días colocaron carteles en el hospital que rezan lo siguiente: “En el hospital Pedro Ecay nació y murió nuestra bebé, queremos saber qué pasó”.

En una extensa charla en el programa Señales de Humo, Natalia contó la experiencia vivida el 1 de agosto del año pasado. “Entramos a las 3 de la tarde (al hospital), con muchas contracciones y no dilataba. Nuestra bebé nació a las 22:30 y en ningún momento hubo un médico. Tuvimos el acompañamiento de una partera y dos enfermeras, pero en ningún momento apareció un médico”.

En este sentido, Natalia explicó que su decisión había sido tener un parto en su casa, controlado por una partera y bajo la supervisión médica. “Tuve un embarazo en perfectas condiciones y el parto que iniciamos en casa fue con todo el cuidado y el respeto que merece. Yo tenía muchas contracciones y no dilataba, entonces fuimos al hospital”, explicó.

Asimismo, contó que llegó al hospital en perfectas condiciones tanto ella como la bebé. Duranten las más de 7 horas de trabajo de parto que tuvo en el hospital, Natalia explicó que “en ese lapso contracciones cada 30 segundos, eran contracciones de parto. Pedí por favor una cesárea porque no aguantaba más el dolor que tenía, con las piernas adormecidas y mi cuerpo no daba más. La partera todo el tiempo insistió en tener un parto natural”.

“Cerca de la hora del parto, una enfermera me hizo una maniobra kristeller, que es apretarte la panza con todo su cuerpo para que el bebé nazca. El bebé seguía arriba y por algo no bajaba. Me entregó todo su peso sobre mi cuerpo varias veces hasta que mi bebé nació”, explicó sobre la maniobra para dar a luz.

Y siguió contando: “Creo que me desmayé porque no la vi nacer, mi compañero sí. Tenía el cordoncito en el cuello y se la llevaron inmediatamente. Cuando abrí los ojos estaba la partera cociéndome, me desgarré toda porque no había dilatado lo suficiente y fue muy abrupta la maniobra” narró Natalia.

Con la incertidumbre de no saber nada de su hija, quien según les explicaron estaba con una pediatra en un control, el padre de la bebé intento verla y no se lo permitieron. “En un momento nos la trajeron, nos la mostraron rápidamente y se la llevaron. Y nos dijeron que le iban a hacer un control porque había estado estresada por el parto”, contó.

Desde la hora de nacimiento (22:30) hasta las 2 de la madrugada “no tuvimos ningún tipo de noticia”. El parte médico llegó a esa hora, cuando “una pediatra dijo que la bebé estaba muy grave, que se había contagiado estreptococo que yo tenía. Yo estaba medicada y se suponía que no había posibilidad de contagio”, mencionó.

En este sentido, Natalia contó que tiempo después averiguando “nos encontramos que para saber si un bebé se contagió estreptococo hay que hacer un estudio, mandarlo a un lugar específico y tarda como una semana. No es lo mismo que te digan que puede ser que se haya contraído estreptococo y por eso le dieron los paros cardiacos, a que te lo afirmen a como lo hicieron en ese momento”.

Continuando con los hechos sucedidos ese día, la joven dijo que la pediatra le manifestó que a las 6 de la mañana trasladarían a la bebé a Bahía Blanca. “Mientras, estuvo en una incubadora simple porque en el hospital no hay nada para un caso como este. En el momento no nos dimos cuenta de que la tendrían que haber trasladado a Viedma, donde tienen neonatología. No sabemos porque no hicieron eso. Estaría bueno poder modificar esa cuestión”, manifestó.

A las pocas horas, llegó el trágico desenlace. “Al otro día a las 6 de la mañana nos avisaron que nuestra hija se iba a morir, que no la iban a trasladar, que había tenido tres paros cardiacos por el estreptococo. La tuve conmigo hasta las 9 de la mañana y murió en mis brazos”, expresó entre lágrimas.

“Inmediatamente me dieron el alta. Un médico vino, no me revisó, me tomaron la temperatura y me dijeron que tomara una pastillita para que no tenga leche en las tetas. No me ofrecieron asistencia psicológica, no me preguntaron si yo tenía familia, si estaba con mi compañero, nada”, concluyó.

Por último, Natalia reiteró el pedido de explicaciones sobre lo sucedido y manifestó que “nos costó hacerlo público, pero también lo hacemos para que esto no le vuelva a pasar a nadie”.

 

Fuente: FM Señales – Programa Señales de Humo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.