Patagones: Clausuran carnicería por delito contra la salud pública

Publicado el: 9 de mayo de 2017 | Por:

Una denuncia por abigeato determinó una inspección en una barraca y se desató una corta investigación que terminó con el secuestro de carne no apta para consumo en una carnicería de Carmen de Patagones que fue clausurada.

El despliegue se concretó hace algunas horas luego de que un productor denunciase un caso de abigeato en su campo. El personal del Comando de Prevención Rural comenzó a realizar averiguaciones sobre el caso y concretó una inspección en una barraca ubicada sobre la calle Juan de la Piedra.

En el lugar encontraron dos cueros vacunos que al parecer no habrían figurado en el registro que se lleva a cabo en la barraca. Al consultar a uno de los empleados por la situación, el mismo expresó que esos cueros habían sido vendidos por un carnicero y aportó los datos a la policía.

Ya con varios datos en el expediente, los efectivos se dirigieron a la carnicería en cuestión ubicada sobre la calle Celedonio Miguel. En ese comercio encontraron unos 222 kilos de carne  vacuna faenada clandestinamente que se encontraba a la venta. También se procedió a la aprehensión del carnicero.

La causa está encuadrada por violación al artículo 206 del Código Penal que indica un delito contra la salud pública.

También establece que será reprimido con prisión de UNO (1) a SEIS (6) meses el que violare las reglas establecidas por las leyes de policía sanitaria animal.

En el operativo también se procedió a clausurar la carnicería amparándose en el artículo 294 inciso 6 del Código Procesal Penal que indica que: “Si fuere indispensable ordenar la clausura del local en que se suponga por vehementes indicios que se ha cometido un delito grave, o proceder conforme al artículo 149, con inmediato aviso al Juez de Garantías competente, al Ministerio Público Fiscal y al Defensor Oficial”.

La causa recayó en la UFIJ Nº 11 del Departamento Judicial de Bahía Blanca y se dispuso para el acusado una notificación de Formación de causa y  que continúe gozando de su libertad.

Los animales faenados y decomisados, fueron examinados por personal de SENASA que dictamino que se encontraban no aptos para el consumo, por lo que se procedió a su destrucción.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.