La CIDH pidió informes por el caso de Facundo Astudillo Castro

Publicado el: 13 de julio de 2020 | Por:

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió una serie de informes al Ministerio de Relaciones Exteriores sobre el caso de Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años de Pedro Luro, desaparecido desde el 30 de abril en el partido bonaerense de Villarino.

La presentación tiene fecha del 8 de julio y ahora la Cancillería a cargo de Felipe Solá tiene un plazo de 72 horas para responder al pedido del organismo internacional.

En el escrito al que tuvo acceso Télam, la CIDH solicitó al Ministerio que informe “las acciones que el Estado estaría llevando a cabo para dar con el paradero o localización de Facundo Astudillo Castro”. Además, pidió saber “el avance en la investigación que se llevarían a cabo por los hechos alegados”.

La presentación de la Comisión se dio luego de haber recibido “medidas cautelares” presentadas por el abogado Luis Cabaleiro.

La familia de Facundo fue la primera en plantear la “desaparición forzada” del joven. Según la investigación, fue visto por testigos, por última vez, el 30 de abril, sentado a un costado de la ruta en la entrada de la localidad de Teniente Origone. Esos mismos testigos le habrían avisado al delegado municipal quién, a su vez, se habría comunicado con el destacamento policial.

En ese sentido, el fiscal del caso, Rodolfo De Lucía, dijo a radio La Brújula que un policía fue hasta la ruta, “donde identificó a la persona que, según su declaración, era Facundo Astudillo y de hecho extrajo una fotografía del carnet de conductor que está agregada a la causa”.

De Lucía agregó que entre las 3 y 4 de la tarde, en el ingreso a Origone, Facundo le dijo a ese testigo “que ya lo habían identificado en Buratovich y le habían hecho una infracción” por circular durante la cuarentena, pero que “el personal policial lo dejó continuar”.

“Hay una versión que dice que podría haberse subido a un vehículo particular, que son parte de las cosas que se tratan de corraborar”, expresó.

El fiscal dijo también que “hay constancias de los informes de empresas telefónicas de mensajes de texto enviados desde el teléfono de Facundo alrededor de las 21 del 30 de abril” y que están tratando de determinar quienes fueron los destinatarios.

Uno de los abogados de la familia, Leandro Aparicio, aseguró a Télam que decidieron presentar “una denuncia en la justicia federal por una desaparición forzada de personas porque quienes por última vez lo vieron con vida fueron policías y las explicaciones que dieron no son convincentes”.

“Actualmente hay dos causas: una provincial por averiguación de paradero y otra causa federal (por la presunta desaparición forzada) en la cual somos querellantes particulares, pedimos una serie de medidas y algunas de esas medidas se concretaron ayer”, dijo Aparicio.

El caso tuvo repercusión a nivel nacional, provocó el apartamiento de la fuerza bonaerense de la investigación y la intervención de la Justicia Federal que ordenó un allanamiento en la Subcomisaría de Mayor Buratovich en búsqueda de elementos vinculados a la presunta desaparición forzada.

Del lugar se secuestró “la camioneta donde dicen testigos que subieron a Facundo, también las actas y los celulares de los cuatro policías” que supuestamente participaron en el hecho.

El fiscal federal Ulpiano Martínez también ordenó secuestrar libros de guardia, registros y novedades de la dependencia, como así también los handies utilizados por personal policial y los dos móviles policiales para ser sometidos a peritajes.

Aparicio dijo que, en paralelo, se presentó ante la justicia provincial “un pedido de declinación de competencia a la justicia provincial y que mientras el fiscal esté en la causa no puede investigar la Policía Bonaerense, traiga cualquier otra fuerza y eso se hizo con lo cual dimos un paso importante”.

Además, el abogado de la familia de Astudillo cuestionó al ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, porque “no tuvo contacto presencial con la madre (del joven desaparecido), sino que solo hablaron por teléfono”.

Subcomisario apartado por amenazas

Un policía de la subcomisaría de Mayor Buratovich, en el partido de Villarino, fue relevado de su cargo por orden del Ministerio de Seguridad bonaerense debido a presuntas amenazas contra uno de los abogados de la madre de Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años desaparecido desde el 30 de abril pasado.

Fuentes de la causa informaron a la agencia de noticias Télam que el subcomisario Pablo Reguillon fue relevado de su cargo luego de que la madre de Facundo Astudillo Castro radicara una denuncia ante la Justicia federal de Bahía Blanca a raíz de las amenazas que denunció uno de sus abogados, Luciano Peretto.

Fuentes de la fuerza indicaron a Télam que “el subcomisario fue relevado de su cargo por orden de la Auditoría General de Asuntos Internos, que depende del Ministerio de Seguridad”.

Según denunció Cristina Castro ante la jueza federal Gabriela Marrón, el hecho que involucró al subcomisario ocurrió el sábado a la tarde, cuando el letrado recibió un llamado y mensajes de un vecino de Pedro Luro debido a que en Mayor Buratovich unos jóvenes habrían encontrado restos óseos en un sector del denominado “basurero viejo”, situación viralizada por redes sociales.

A raíz de ello, Peretto y otros dos vecinos de Pedro Luro se trasladaron 30 kilómetros hasta Buratovich, donde advirtieron la presencia de un patrullero de la policía bonaerense y una camioneta Renault Kangoo en el sector del basurero viejo.

Siempre según la denuncia, el abogado de la querella les solicitó a los efectivos que se retiraran del lugar, ya que la fuerza bonaerense había sido apartada de la investigación, y con el fin de preservar los elementos hallados.

En palabras de la denunciante, en el lugar había cinco policías bonaerenses, uno de ellos, el subcomisario Reguillon, quien discutió con el abogado e incluso lo amenazó al abogado en presencia de dos testigos.

Poco después y tras haber sido notificados por la fiscalía federal de Bahía Blanca, se hicieron presentes en el lugar integrantes de la Policía Federal Argentina, que procedieron a retirar los restos óseos; posteriormente se descartó que se tratara de restos humanos y se los adjudicó a alguna especie animal.

En su escrito de denuncia, la madre de Facundo Astudillo Castro indicó que lo ocurrido es de “una enorme gravedad institucional, de una enorme exposición personal de los allí implicados”.

La mujer solicitó de manera “urgente” medidas tendientes a “minimizar las posibilidades de que algo así vuelva a repetirse en el futuro, siendo ello probable porque frente a la hipótesis de que la desaparición forzada pudo haber ocurrido en el partido de Villarino, resulta a todas luces necesario se dispongan los medios y diligencias necesarios para preservar la seguridad en las cosas y las personas que forman parte de la investigación”, pidió.

Fuentes: Telam / Radio La Brújula / Radio Provincia /VDM Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.