Juzgan a una madre acusada de ahogar a su hijo en el Hospital Zatti

Publicado el: 19 de mayo de 2018 | Por:

Un hecho acontecido el 16 de julio de 2013 fue llevado a los estrados judiciales. La muerte de un niño de 2 años en una sala del hospital Zatti y la acusación contra su madre de ahogar al menor fue lo que se debatió en la jornada del miércoles 16 de mayo.

La Fiscal Paula Rodigruez Frandsen contó que el caso sucedió en el baño de la sala 4 de pediatría del Hospital Zatti. “No se quería bañar, lloraba, pero antes de las 14 horas A llevó a T al baño para bañarlo. Una vez en el baño y estando solos, N.A.P ahogó a T mientras lo bañaba, luego salió del baño y comenzó a secarlo alegando que el menor convulsionaba”, detalló la fiscal.

Una señora que compartía la sala con la madre solicitó ayuda a las enfermeras que iniciaron las maniobras para reanimar al niño. “Tras un arduo trabajo de profesionales del hospital Zatti lograron sacar a T del paro cardiorrespiratorio, pero era tarde. El niño fue derivado a terapia intensiva, pero el 18 de julio falleció a raíz del accionar de su madre”.

Para la Fiscal no hay dudas que el niño murió por las acciones voluntarias de su madre y fue sin lugar a dudas un homicidio agravado por el vínculo.

Para el abogado de la madre es una de las causas más difíciles que le tocó defender y le aseguró a los jueces que va a ser una de las más difíciles de juzgar. “El relato como lo ha efectuado la señora fiscal va a pretender incorporárselo por medio de la evidencia y las pruebas que les va a desarrollar aquí y va a tratar de que ustedes deduzcan lo que les está diciendo, a partir de la información que van a dar. No le van a poder probar lo que están diciendo”, precisó el abogado.

Torres redobló la apuesta y fundamentó que “se los voy a demostrar con la propia prueba de la Fiscalía. Por qué les digo que se lo voy a tener que probar con la propia prueba de la fiscalía y que es la causa más difícil que me ha tocado defender, porque estoy sin prueba, no tengo prueba, nunca me paso llegar a un debate y no tener prueba”, dijo el abogado que agarró la causa hace dos semanas.

 

 

“No es una persona normal”

La estrategia del abogado Torres apunta a mostrar a la madre del niño fallecido como una persona enferma. A tiene una enfermedad que no se ha investigado, no es una persona esquizofrénica, no tiene un trastorno psicopatológico, no tiene alucinaciones, no tiene delirios, no es paranoica, no es el concepto normal clásico de una persona esquizofrénica o demente, es lo que la psicología llama las concepciones modernas de cuando hay una persona que no puede dirigir sus acciones”, refirió el abogado.

Torres expuso que A “no puede hacer una línea de razonamiento entre lo abstracto y lo concreto, no puede razonar correctamente ni identificar lo que le pasa al otro, tampoco sabe lo que el otro necesita, no sabe qué es lo que tiene que hacer para satisfacer la necesidad de otro. Al tener la capacidad intelectual disminuida no puede razonar y eso es muy importante al momento de fallar”, les señaló a los jueces de la audiencia.

El abogado de A citó el artículo 10 del Código Procesal Penal que indica que “toda persona tiene derecho a la asistencia de una defensa técnica, letrada efectiva que será garantizada por el Estado. A tenía una Defensa Pública, el Estado le puso un defensor, A no tuvo ninguna defensa técnica, letrada efectiva porque la defensa anterior planteando la falta de Defensa Técnica Eficaz, citando al fallo Urrutia. Torres también aclaró que tomó contacto con la defensa anterior y está no tenía teoría del caso, ni estrategia.

Sobre el fallo Urrutia, manifestó que se establece el artículo 177 y se habla sobre los alcances del mismo que indicó que la defensa no alegó, ni utilizó ese artículo que establece que “se permite la recepción de nuevos medios de prueba, manifiestamente útiles o que se hiciera indispensables, o a otros conocidos ya en el curso del juicio”. Se adoptó una postura amplia respecto a la actividad probatoria.

Torres pidió que se reabra el control de acusación para poder incorporar dos peritos que hicieron informes en concreto que son contradictorios. Se trata del licenciado Batckoc y la licenciada Corach, ambos efectuaron los informes posteriores al control de acusación y quiere que declaren en el juicio ya que los considera prueba esencial para intentar defender a A.P.

Rechazo de la Fiscalía al planteo de Torres

La Fiscal Paula Rodríguez Frandsen rechazó el planteo de Torres respecto a una indefensión por parte de la Defensa Pública anterior considerando que el hecho de no presentar prueba en el control de acusación no demuestra que la defensa sea ineficaz o que no haya existido una defensa eficaz.

Sobre la teoría del caso, Frandsen explicó que la estrategia de la Defensa Pública anterior era controvertir la prueba de la Fiscalía por eso no surgió una prueba distinta. “Entiendo que Defensa ineficaz no existió”, precisó la fiscal Rodríguez Frandsen quien consideró la posibilidad de incorporar una prueba manifiestamente útil bajo el artículo 177, siempre que no se incorpore cualquier prueba que modifique la teoría del caso.

“Hubo convenciones probatorias en la causa que están fijas, no hay nada en el Código que diga que en el debate podamos dar vuelta convenciones probatorias que ya fueron fijadas en control de acusación. Por ninguna prueba actual se pueden dejar de lado convenciones probatorias, si bien el código permite incorporar nueva prueba no dice que se pueda desechar las convenciones probatorias existentes”, refirió Puntel dejando en claro que ningún testigo ni ningún perito pueden ir a hablar al juicio a hablar de cuestiones que ya fueron convenidas probatoriamente.

El tribunal decidió hacer un cuarto intermedio hasta la próxima jornada de debate para analizar profundamente la situación planteada por las partes. En la próxima jornada fijada por la Oficina Judicial dentro del lapso de diez días.

Sobre el final de la audiencia la Fiscal solicitó la posibilidad de que se le tome declaración testimonial a una testigo que viajo a Viedma específicamente a declarar, pero el juez Ignacio Gandolfi le dijo que “es imposible tomar testimonial en este marco porque el planteo de la defensa se trató de una cuestión preliminar”, a lo que Frandsen contestó que la audiencia comenzó con alegatos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.