Drogas, alcohol, sexo y prostitución marcaron la segunda audiencia en juicio por corrupción

Publicado el: 22 de febrero de 2017 | Por:

En la segunda audiencia del juicio contra Bernardi y Antueque hubo testimonios que desnudaron la vulnerabilidad social de las víctimas y también dejaron en claro que en Viedma existe un circuito de la prostitución de menores vinculado al mundo de las drogas.  

La imputación para Bernardi es por promoción de corrupción de menores, mientras que Antueque se enfrenta a dos calificaciones más, facilitación de actos de corrupción de menores y facilitación de prostitución de una menor de edad. Ambos sentados en el banquillo de los acusados escuchan los testimonios.

Sexo, drogas y alcohol eran moneda corriente para las jóvenes mujeres que incursionaron de golpe al mundo de los adultos cuando debieron ser cuidadas y contenidas desde su familia y desde el propio estado que intervino para ayudarlas. Nada de eso sucedió y fueron empujadas a un mundo oscuro del cual hoy se observan algunas aristas.

 “Dice que iban a hacer un pase”

La licenciada en trabajo social de la Oficina de Rescate y acompañamiento de Trata de Personas del Ministerio de Justicia y Derecho Humanos de Nación, María Belén Silva contó que una de las víctimas declaró haber estado en un asado con Juan Bernardi y que en un momento se levantó de la mesa y pidió a una chica llamada P—- que lo acompañe a otro lugar.

Ante la pregunta del abogado Manuel Masa, la testigo dijo que la víctima no le contó si tuvo o no relaciones sexuales con Juan Bernardi y que lo conoció a través de ese asado donde coincidieron también con Antueque.

La profesional digo recordar que la víctima declaró que también estuvieron en la casa de Peralta, donde había drogas y festejaban un cumpleaños. “Que se iban del lugar donde estaban comiendo a otra habitación dentro de la casa. Dice que iban a hacer un pase”, refirió la licenciada asegurando que Claudia le contó que estuvo en ese asado.

 

 “Eran los viejos de la zona que consumían prostitución”

La psicóloga Norma Mazzeo, perito del Poder Judicial de la Nación, atendió en Buenos Aires a dos menores presuntas víctimas de la causa y declaró que una de ellas le contó que “pagaban con el cuerpo la entrega de sustancias”, reconociendo su situación de adicción.

Mazzeo contó que en marzo de 2015 se acercaron a la comunidad terapéutica donde se encontraba una de las víctimas, S—– quien realizaba sus primeros pasos dentro de proceso de recuperación de adicciones. Fue una visita formal que se repitió en el mes de abril donde le contó detalles de vivencias en Viedma.

Según la psicóloga, la joven relató que consumió desde muy pequeña y a través de la marihuana, el paco y pastillas fue incursionando en el mundo de las drogas. En el momento de la entrevista, S—– tenía 14 años.

La profesional contó que en la entrevista S—– estaba muy angustiada y contó que “nosotros estábamos con los viejos”, situación que Mazzeo desconocía. Ahí brindó nombres de personas que componían el circuito de la corrupción de menores.

La joven contó cómo llegó a conocer a C——, de quien dice no haber podido despegarse de ella desde que la conoció. Es otra víctima que declaró en la segunda jornada a puertas cerradas.

Respecto a los acusados, S—– le contó a Mazzeo que “eran los viejos de la zona que consumían prostitución. Con eso ellas podían comprarse zapatillas y otras cosas”, refirió la psicóloga que también mencionó a Antueque como el Chaca, que sería el encargado de dar datos de nombres y buscaba a las chicas para llevarlas a la chacra de Bernardi.

Drogas, alcohol y sexo

La jornada continuó con la declaración de la psicóloga Jorgelina González quien contó que tuvieron una entrevista con C—— a quien llegó por ser víctima por el delito de trata sexual.

“Relata en la entrevista que había estado en el CAINA durante un tiempo, lo conocía a Antueque del barrio y que habían estado en la chacra de Bernardi comiendo y que en ese lugar la había visto una chica llamada P—-”, contó González.

La psicóloga dijo que C—– contó que a los 16 años ingresó en el circuito de la prostitución por una grave situación económica de profunda vulnerabilidad. “Era para lograr comprar sus zapatillas, ropa y llevar comida a la casa”.

La profesional recordó que C—— en la entrevista recordó a Bernardi como el juez que había condenado a su hermano a diez años de prisión. “Si a mi hermano le dieron diez años por robar, cuántos años le tendrían que dar a Bernardi”, habría referido la joven a la psicóloga.

Sobre el asado en el cual coincidió con Bernardi en la chacra, la psicóloga declaró que C—— contó que “había otras chicas aparte de ella y una de las chicas que nombra es P—- M—— quien estaba con Bernardi y en el momento del asado le dice vamos P——”, lo que le hizo pensar que iban a tener relaciones sexuales.

También se mencionó a Peralta y contó que en la casa de esa persona “hacían fiestas con drogas, alcohol y sexo donde llegaban hombres muy bien vestidos y les regalaban sobres con cocaína”.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.