Defensores estadounidenses analizan el papel de la Defensa Pública en Río Negro

Publicado el: 18 de noviembre de 2017 | Por:

Los especialistas de Estados Unidos, Fernando Freyre de Andrade, defensor oficial en el Estado de Denver (Colorado) y Martín Antonio Sabelli, defensor federal del Distrito Norte y de San Francisco (California) capacitaron en General Roca a los defensores públicos rionegrinos acerca de  “Herramientas para defensores penales en el marco del nuevo código procesal penal”, encuentro organizado por la Escuela de Capacitación Judicial.

La capacitación que fue calificada como excelente por los participantes, contó con la presencia de la Defensora General María Rita Custet Llambí, que junto a los demás funcionarios trabajaron de manera activa en los talleres propuestos por ambos abogados estadounidenses. Entre ellos se destacaron el repaso de herramientas para preparar casos, diseñar estrategias como litigantes, construir teorías del caso, argumentar en una audiencia, realizar el contrainterrogatorio a testigos de la otra parte.

Compartimos aquí una entrevista realizada en ese marco a Freyre de Andrade y a Sabelli acerca de la mirada que tienen respecto de la reforma rionegrina, en la que remarcaron la necesidad de la autonomía de la defensa pública para lograr un juicio justo.

 

¿Cómo ven a los defensores públicos de la provincia?

Martín Antonio Sabelli

Es mi tercera vez aquí y lo que veo es que hay muchos defensores muy muy dedicados, muy comprometidos con prepararse para este nuevo sistema. Mi impresión es que están manejando muy bien las técnicas de litigio oral, se están preparando para litigar con jurados.

Pero tienen importantes limitaciones de recursos, por ejemplo para contratar peritos e investigadores. Estas son cosas muy básicas, los defensores tenemos tres herramientas importantes: investigación, contraexamen e igualdad de armas en términos de testigos y especialistas. Actualmente existen límites que no deberían estar, que los impone la vieja cultura.

Las defensorías en Estados Unidos comenzaron en 1966 con un fallo que se llama Gideon contra Wainwright, y poco a poco fueron pidiendo recursos, pero lo más importante es que siempre fueron independientes de la fiscalía, no le tenían que pedir recursos.

Para nosotros es un principio fundamental que en términos de presupuesto la defensa tiene que ser independiente.

 

¿Cómo debería funcionar en el actual sistema la defensa pública?

Fernando Freyre de Andrade

Si está opuestos uno con el otro y por definición es un sistema adversarial, no entiendo como un lado puede decidir qué herramientas va a tener el otro lado. Especialmente si el fiscal, por ejemplo tiene el poder de contratar peritos o investigadores o contar con la ayuda del departamento de Policía para que realice la investigación para ellos.

De esta manera, la otra parte evalúa el caso desde la óptica de ese lado, es decir la defensa como está funcionando ahora evalúa el caso desde la visión de la fiscalía. Pero tiene que tener la capacidad de decidir si necesita investigación o peritos.

Es curioso que para que la defensa pueda conseguir sus elementos del caso, el fiscal le tiene que otorgar el permiso.

Si esto va a ser así, deben por lo menos sortear a quién le toca, en cada caso, decidir sobre la investigación. Pero, ¿qué fiscal aceptaría que la defensa limite sus posibilidades? Porque lo cierto es que no existe motivación para tratar de ayudar a la otra parte, ya que uno acusa y el otro defiende, ¿cómo es posible coincidir?

 

Martín Antonio Sabelli

Empecemos con lo fundamental: la estructura institucional que existe ahora corresponde a un sistema inquisitivo. Si se está cambiando el proceso, es lógico que se tenga que cambiar la estructura. Si queremos dos partes independientes que controlan la prueba y controlan sus procesos, eso requiere instituciones fuertes, paralelas y separadas. Las igualdad de armas tiene que corresponder con los casos que tenga la defensa y lograr que cada acusado tenga las mismas posibilidades que la contraparte.

 

Si se trabaja sobre los hechos, ¿sólo una parte debe investigarlos?

Martín Antonio Sabelli

Tenemos que poner el énfasis en los investigadores porque nosotros, los defensores, podemos desarrollar técnicas de comunicación para presentar un caso de la mejor forma, eso no va a cambiar los hechos. La realidad es que los juicios dependen de los hechos y si los hechos sólo se investigan de un lado, el otro lado va a perder. Los juicios se ganan con los datos que recopilemos en las calles y lo cierto es que por eso la fiscalía tiene la policía o investigadores que pueden llamar como testigos. La defensa no los tiene, no puede salir a buscar a sus testigos, no sólo por cuestiones de tiempo, no sólo por cuestiones de presupuesto, sino también por términos culturales. Por ello, las dos partes tienen que ser iguales, y contar con la misma posibilidad de investigar y lograr defensas que conlleven a la confianza en el nuevo sistema.

 

Fernando Freyre de Andrade

Lo que vemos aquí es como si Boca jugara contra River, y Boca tiene el dinero para conseguir un entrenador muy bueno, o facilidades para conseguir un espacio increíble para realizar su entrenamiento. Y la gente de River, para poder conseguir lo mismo tiene que tener el permiso de Boca. Me parece que la gente de Boca no tiene ningún motivo para ayudar a River, porque son contrarios.

Entonces si dicen que el sistema es justo, que un lado tiene el poder de controlar lo que puede hacer el otro lado, entonces, ¿por qué no le das el poder al otro lado por un tiempo o en algunos casos, para ver cómo se siente el fiscal? Creo que es fácil para el que tiene el poder decir: ‘yo lo voy a hacer de una manera justa’. Eso tal vez funcione en un lugar ideal, pero nosotros somos seres humanos y estamos con un sistema adversarial.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.