Congestión vehicular y robo de autos cerrados en Segunda Bajada El Faro

Publicado el: 31 de enero de 2017 | Por:

Situaciones vividas durante el fin de semana en el balneario El Cóndor y la zona son contadas por Viviana Simionatto, corresponsal en el balneario El Cóndor. 

 
No estoy pudiendo salir mucho a “ver qué pasa” en la Villa con mi autito porque el fin de mes y todo eso y además aquí no hay estación de servicio, no hay un surtidor, ¡no hay servicio! Te quedás sin nafta y sonaste, a no ser que el destino te lleve a pasar justo por el frente de la casa de un vecino solidario que te presta un poco. Luego vas a Viedma, cargás, comprás un bidón aparte y a la vuelta se la devolvés, luego, cuando es el vecino quien tiene el “tanque seco”, hace lo mismo con vos, con el riesgo que implica (y además -creo- está prohibido) transportar combustible en el interior o baúl los vehículos. Pero es tema para otra nota con mayores fundamentos.
El, domingo, hice una breve caminata y a cada paso hay alguna que otra “cosita” para mencionar (léase recordar a quien corresponda).

Después de las 18.00, decenas y decenas y decenas de autos en la avenida Costanera y calle 59, a paso de hombre, los motores al rojo vivo.  La Policía en desesperado intento de ordenar el tránsito hacia la ruta, deteniendo y dando paso cada dos o tres minutos a una tanda de coches. Parece, aun así, que se logró salir con vida (y auto) del Balneario.

 
Pero claro, cuando el gato no está, los ratones se divierten. Mientras esto ocurría en la zona urbana, con mucha policía afectada al operativo “salida de emergencia”, las ratas de siempre hacían de las suyas muy cerquita de aquí, en la Segunda bajada El Faro, sitio al que para acceder, como hemos dicho, se debe abonar $50; además, el lugar para estacionar no ofrece espacio para tantos vehículos,  por lo que la mayoría de los visitantes dejan el auto en el mirador del acantilado, y recorren caminando el difícil tramo hasta la playa, llevando consigo lo indispensable: reposera, termo, toallas, etc, pero, justamente por lo difícil que es la bajada (ni te cuento la subida, a la hora de partir con esa carga y el lógico cansancio), suelen dejar sobre sus vehículos lo que no hace falta llevar con uno.

 
Mientras tanto….. mientras la familia disfruta de una jornada espectacular como la de ayer, las ratas aprovechan la volada.

 
Ahora parece que la modalidad es forzar puertas de autos con algún elemento -¿ganzúas como las que usan los cerrajeros? – que no deja huellas. Aunque según creo no hubo denuncias, al menos un -pero hubo más- delito de este tipo se cometió.

 
La mamá de una de las víctimas, quien prefirió no dar su nombre (¡encima, terror a las represalias!), comentó a este medio: “Mi hijo con un amigo, dejaron sus pertenencias (mochilas, algo de ropa, etc) en el auto, por supuesto constatando que el vehículo quedara cerrado. Gran sorpresa cuando regresaron: las puertas no habían sido forzadas, pero se habían llevado las cosas del interior”.

 

 

También durante el fin de semana, además de los ya publicados por este medio, hubo otros casos de hurto: cajas de herramientas, camperas, carteras… Y así, todos los días una avivada nueva. Y todos los días, casos por el estilo, sobre los que la gente opta por la resignación y el silencio, ante la muy probable impunidad con la que se manejan los muchachos.

 
Y los damnificados, bancan, llenos de impotencia porque, a fin de cuentas, es más problemático hacer la denuncia, perder tiempo, perder dinero en trámites, vivir con miedo, etc. y luego comprobar que “igual no pasa nada”. ¿No pasa nada? Por favor, ¡que “quien corresponda” haga algo para evitar que no siga propagándose el delito en esta hermosa villa de veraneo.

 
Viviana Simionatto

Corresponsal El Cóndor

Respuestas para este articulo

Un comentario
  • Marcela dice:

    Estos robos siempre sucedieron. Hace unos 4 años atrás más o menos le rompieron el vidrio del auto de mi papà, del lado del conductor, calculamos que lo estaban vigilando xq el robo fue a pocos minutos de llegar y como estaba lleno tuvo que dejar el auto arriba(mirador)..olvidamos algo y volvimos…fue donde ya se habian llevado todo lo dejado adentro del auto.. mi papà tuvo que ir hasta el destacamento xq lo que le sustrajeron de mayor importancia fue toda su documentación (Dni, carnet de conducir, carnet profesional,llaves y demàs) mientras nosotros buscabamos al costado de la ruta si "con suerte" habian tirado al menos los papeles y documentación…sintésis nuestro dìa de playa en familia se transformó en un dìa horrible…lleno de impotencia y bronca…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.