Confirman prisión preventiva por un homicidio ocurrido en Allen

Publicado el: 15 de agosto de 2017 | Por:

Se dio en un caso “de transición” entre el viejo y el nuevo Código Procesal Penal.

 

El Juez de Juicio Oscar Gatti resolvió este lunes confirmar por un plazo de 4 meses la prisión preventiva respecto de un hombre imputado por un homicidio ocurrido en Allen la tarde del 7 de agosto de 2016.

Bajo los lineamientos del anterior Código Procesal Penal, en julio pasado el imputado Diego Belmar había sido procesado con prisión preventiva como presunto autor del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, hecho del cual resultó víctima Damián Salatino.

En función de la readecuación de este proceso a las pautas del nuevo Código Procesal Penal se realizó esta tarde una audiencia de revisión de la prisión preventiva, en la que intervinieron el fiscal Luciano Garrido, el abogado particular Pablo Barrionuevo -como querellante por la familia de la víctima- y los defensores particulares Oscar Pineda y Pablo Iribarren, en representación de Belmar.

En el marco de la misma investigación existen otro imputado procesado como presunto coautor del homicidio, sin prisión preventiva, y otros tres hombres que permanecen vinculados a la causa, provisoriamente con falta de mérito.

En la audiencia de hoy la Defensa sostuvo que la prueba colectada hasta el momento es insuficiente para pretender avanzar hacia el juicio respecto de Belmar y alegó que no existen elementos probatorios suficientes ni peligros procesales acreditados para mantenerlo detenido.

Por su parte, la Fiscalía y la Querella coincidieron en la importancia de la evidencia ya colectada y en la trascendencia que podría tener la prueba pendiente, específicamente un estudio genético que no pudo realizarse con anterioridad debido a que el imputado se mantuvo prófugo desde el día del hecho hasta el pasado 16 de junio, cuando fue detenido en Allen durante un allanamiento vinculado con otra causa penal.

Al momento de resolver el juez Gatti sostuvo que el “análisis integral y concatenado” de la prueba -evidencia e indicios- que hizo en la audiencia la parte acusadora resulta suficiente para mantener la detención como medida cautelar por el plazo de 4 meses, tiempo estimado como suficiente para que la fiscalía produzca la prueba pendiente y en función de la misma cada parte defina su posicionamiento respecto de las futuras instancias del proceso. Sostuvo además que en los argumentos de la fiscalía y la querella quedó sustentada la “legalidad y razonabilidad” de la prisión preventiva en este momento, sin perjuicio de que la medida será sometida a un “control más exhaustivo” si al término del plazo legal la fiscalía decide impulsar el caso a la siguiente etapa de juicio oral y público.

El magistrado dictó oralmente su resolución 30 minutos después de finalizadas las exposiciones de las partes en la audiencia, haciendo uso de las nuevas herramientas procesales que dotan de mayor celeridad y transparencia a la investigación penal.

El homicidio de Salatino ocurrió en el barrio Colonizadora de Allen alrededor de las 14 horas en una vivienda ubicada en inmediaciones de las calles Lago Mascardi y Cerro Policía. En el domicilio se encontraba un grupo de hombres jóvenes, entre quienes estaban Belmar y los demás imputados de la causa, cuando arribó la víctima en moto, acompañada por otro sujeto. Salatino habría ingresado al terreno de Belmar luego de trasponer un cerco y en esas circunstancias se desencadenó la discusión que finalizó cuando la víctima recibió dos disparos de arma de fuego, uno en la ingle y otro en el pecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.