Condenan a 7 años de cárcel a sexagenario que abuso de joven de 16 años

Publicado el: 26 de febrero de 2018 | Por:

Esta mañana se realizó una audiencia de juicio abreviado por un “abuso sexual con acceso carnal” para con una joven menor de edad. El imputado estuvo en la audiencia y fue defendido por la abogada Carriqueo. Fiscalía Pidió 7 años de prisión.

Fiscal Adjunta, Mariana Giamona, la defensora del imputado, Margarita Carriqueo y el imputado de apellido Galarce.

El imputado, de 63 años vive en la localidad de Sierra Grande en la zona rural y era peón municipal antes de ser detenido por el delito que se la acusa. En la actualidad está alojado en el Penal de Viedma y hoy estuvo sentado en el banquillo de los acusados donde escuchó el pedido de pena que deberá enfrentar.

La Fiscal Giamona explicó en la audiencia el hecho por el cual se lo imputa y las pruebas que tienen para llevar adelante el proceso contra Galarza.

El hecho ocurrió en la localidad de Sierra Grande el 17 de noviembre del año pasado. Fue ese día que antes de las 9.30 de la mañana el imputado llegó hasta una casa del barrio Industrial de esa localidad y amenazando a la menor de 16 años con un cuchillo en el cuello, la arrojó sobre la cama de la habitación de la vivienda, se le tiró encima y le abuso vía vaginal.

Abuso sexual con acceso carnal y bajo amenaza es la causa que se le imputa al sexagenario acusado. Las pruebas con las que cuenta la Fiscalía se basan en la denuncia realizada por la mamá de la víctima quien fue abusada en la casa del novio de la menor por aquel entonces.

La joven abusada tras ser violada y una vez que el abusador se retiró de la casa corrió a pedir ayuda a la casa de un vecino quien junto a la joven llamaron al novio. Se dirigieron al hospital donde se realizó el protocolo sobre abuso sexual.

En el lugar del hecho trabajó la policía levantando huellas y secuestrando las sabanas de la cama en la cual la joven fue abusada. Una trabajadora social fue la primera persona a la que accedió la victima una vez abordada la situación desde lo institucional y contó detalles de lo sucedido.

La joven tuvo que ser llevada desde Sierra Grande a San Antonio donde tras la revisación medica se concluyó que hubo una “defloración”, término utilizado para dar el detalle médico respecto a lo acontecido.

En Cámara Gessel, la joven dio detalles claros sobre lo sucedido indicando que Galarza fue a la casa y la amenazó con un cuchillo para penetrarla. También dejo en claro que lo sucedido había ocurrido en varias oportunidades y que el acusado había dejado en claro que si contaba algo la mataba. Al graficar la situación, la victima dejo en claro con una frase lo sucedido, “me penetró su leche”, expresando que le resultó asqueroso lo que vivió.

La amenaza causó un estrés pos trauma en la menor según el resultado que arrojaron las pericias por sobre la joven.

Una pericia realizada al imputado da cuenta de la capacidad de comprender que tiene respecto a lo que hizo con la menor. “No tiene síntomas psicopatológicos que comprometan sus funciones, tiene facultades mentales para comprender el delito que se le imputa y reconoció un historial sexual para con menores de edad con relaciones consentidas”, precisó la Fiscal Adjunta que aclaró que “no vamos a usar sus dichos en su contra, pero nos llama la atención de las respuestas que dio ante las preguntas por parte de los forenses”, puntualizó.

La audiencia de juicio abreviado contó con el aval de la defensora del imputado y quedo demostrado en la audiencia con las distintas pruebas esgrimidas. El reconocimiento del hecho por parte del imputado fue contemplado como una conducta dañosa por parte de los encargados de tratar de que se imparta justicia.

La pena solicitada

Al explicar los fundamentos de por qué consideran que la pena solicitada por parte de la Fiscalía es razonable y legal se fundamentó que la edad del imputado respecto a expectativa de vida es más corta que la de un joven que puede afrontar una pena más grave. También se habló de la inexistencia de antecedentes penales y del apego o el reconocimiento de los hechos entendiendo que son reprochables por parte del imputado lo que lleva el pedido al margen más mínimo de lo que la pena prevé, por lo que se consideró que 7 años es un tiempo razonable de cárcel.

La audiencia fue presidida por el juez Marcelo Chironi quien se dirigió a Galarce explicándole que debe reconocer el hecho, aceptar la calificación y la pena solicitada más las accesorias legales y costas, a lo que el imputado aceptó el juicio abreviado, la calificación de abuso sexual con acceso carnal y la pena de 7 años de prisión efectiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.