Caso Garnero: Policía declaró que Díaz le confesó el crimen de Rodrigo

Publicado el: 16 de septiembre de 2017 | Por:

El elemento secuestrado con el que habrían asesinado a Carnero

En la segunda audiencia del miércoles 13 de septiembre declararon testigos que apuntaron a Díaz como el responsable de la muerte de Rodrigo Carnero. El robo de elementos del departamento de calle Belgrano evidenció el accionar de ambos imputados y la descripción de los allanamientos que arrojaron avances en la causa por aquellos días.  Uno de los acusados se auto incriminó delante de un policía.

Se concretaron tres audiencias en el juicio que pretende juzgar el crimen de Rodrigo Carnero ocurrido el 18 de abril de 2014. En este artículo seguimos detallando lo más importante de los testimonios de las personas que declararon en la causa aportando información que no había trascendido públicamente hace tres años atrás.

En la última entrega de esta causa te contamos que Sebastián descansaba en su casa en la tarde del viernes 18 de abril cuando un llamado a la puerta interrumpió su siesta. Eran Javier Díaz y Juan Manuel Fernández que se acercaron y llevaban varias cosas en un bolso y un teléfono celular.

La llamada efectuada por Sebastián a su amigo, se hizo entre las 16 y las 16.45 y eso determinaría un allanamiento en la casa de la persona que recibió el llamado. Esa persona era Mario y también declaro que se encontraba trabajando y estudiando en aquellos días del mes de abril del año 2014. Las primeras versiones sobre lo acontecido le llegaron a sus oídos con un dato cambiado. Le habían contado que el fallecido había sido Juan Manuel Fernández, pero Mario no le dio importancia al caso en cuestión y continuó con su vida normal.

El sábado en horas de la tarde, entre las 16 y las 16.45 Mario recibió un llamado a su teléfono celular. Era Sebastián, su amigo quien primero intentó contactarlo en el teléfono fijo de su madre y después se comunicó al celular.

“Me preguntó qué iba hacer a la noche y le respondí que tenía otras cosas que hacer”, declaró Mario sobre la conversación que mantuvieron el sábado 19 de abril por la tarde. El fin de semana transcurriría con total normalidad para Mario quien el lunes se vería sorprendido por un despliegue policial y judicial en su casa.

En la mañana del lunes, Mario que estaba muy cansado se quedó dormido y se despertó con la policía en su casa y la presencia del juez Bustamante. La orden de allanamiento requería buscar diversos elementos vinculados a la causa y el testigo se vio sorprendido porque nunca tuvo antecedentes penales, ni participó de situaciones delictivas.

Las interrogantes se fueron corriendo de lugar cuando a Mario le preguntaron por qué razón la victima fallecida el 18 de abril se había comunicado reiteradamente a su número. Pensé que a Sebastián Paredes lo habían matado. Esa noche estuvieron hasta las 23 horas en casa, después me fui a buscar a Sebastián a su casa pero no lo encontré, por lo que me acosté con la hipótesis en mi cabeza de que el fallecido había sido Sebastián Paredes”, contó al tribunal.

Al otro día volvió a buscar a Sebastián a quien encontró con un estado de ebriedad importante y no pudo intercambiar palabras. Envuelto en una profunda crisis emocional, Mario se acercó a declarar y contó cómo había pasado la situación. Desde la justicia le pidieron que convenza a Paredes de declarar y así sucedió días después.

Transcurridas las declaraciones de Mario y Sebastián, el propio Paredes le contó en detalle cómo había sucedido la visita de Díaz y Fernández a su casa donde intentaron venderle el teléfono celular.

 

Allanamientos y autoincriminación 

 

La tercera audiencia del día jueves 14 de febrero tuvo declaraciones de los policías que trabajaron en la causa y estuvieron en la escena del crimen horas después de haberse producido el mortal ataque. La participación en los allanamientos y un dato clave que podría perjudicar a Javier Díaz.

López es uno de los policías que declaró en la causa. Le tocó ser parte de un allanamiento realizado en la casa de Juan Manuel Fernández. Contó que se enteró que habían secuestrado un palo que nunca vio y que le tocó buscar testigos civiles pero que no pudo hacerlo porque una de ls vecinas les manifestó tener temor por la situación.

La Oficial Díaz dio detalles de cómo se llevó a cabo el procedimiento en el cual intervino el Gabinete de Criminalística.  Habían pasado pocos minutos después de las 22 horas cuando comenzaron con el levantamiento de huellas en el lugar para lo que se requirió que desde la vereda a la puerta del departamento se trabaje escalón por escalón transcribiendo todo lo que se veía y fotografiando cada sector.

Vasos, botellas, cigarrillos y cartas de truco junto a unas anotaciones daban indicios de lo acontecido esa madrugada. El departamento de dos habitaciones tenía uno de esos ambientes sin amoblar. Un colchón viejo junto a prendas de vestir sin lavar fue parte de la escenografía que se vio.

Al departamento se iba accediendo a medida que el Gabinete de Criminalística iba liberando los espacios donde levantaban material para las pericias. Algo que le llamó la atención a la Oficial Díaz fue que vio varios pelos en el piso, como si alguien se hubiese cortado el pelo. Rodrigo estaba pelado por esos días y la máquina de cortar cabellos podría ser uno de los elementos secuestrados en un allanamiento  que formó parte de la causa.

Secuestros importantes en la casa de Fernández

En la casa ubicada a varios metros sobre la misma calle Belgrano la Oficial Díaz también fue parte del allanamiento. Era una casa grande, de muchos ambientes y poco amoblada. En una habitación había un colchón con ropa. Díaz tomaba nota de las prendas que levantaba el Oficial Cabrera y el personal de Criminalística.  Ropa y sábanas con sangre fueron elementos secuestrados.

En el baño encontraron un hueco sobre la pared y la Oficial Díaz expresó que había algo escondido. Al inspeccionar encontraron una máquina de cortar el pelo lo que automáticamente hizo pensar a la Oficial Díaz sobre los pelos que había en el departamento.

El oficial Lucero que también formaba parte de los allanamientos se encontraba sobre el techo viendo si encontraba elementos que puedan vincularse al caso. Al bajar del techo se dirigió a un montículo de basura en el patio. “Levantó esa basura y había un palo marrón clarito. El oficial Castillo levantó el palo y Lucero recordó ver delante de la puerta dos barrotes de similares características. Un espacio importante delataba que uno de esos barrotes había sido removido recientemente y coincidía con el encontrado en el patio que tenía manchas que podrían ser de sangre.

Autoincriminación

Precisamente Lucero fue quien declaró que Javier Díaz estando en la Comisaría Primera lo mando a llamar a él y le manifestó había matado a Rodrigo Carnero con un palo estando Juan Manuel Fernández luego de haber compartido una noche en el departamento del joven asesinado.

“Nos mandamos una cagada”, habrían sido las primeras palabras utilizadas por Díaz para contarle al policía lo acontecido y el móvil según mencionó Lucero sería el de tratar de conseguir dinero para comprar drogas.

En el relato brindado por Díaz también le dijo que el palo había sido tirado en el patio de la casa de Juan Manuel Fernández que fue encontrado en el allanamiento por el propio Lucero que logró dilucidar que era uno de los barrotes de la puerta de la casa de Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.