Bomberos Voluntarios reclaman al gobierno de Río Negro por fondos atrasados

Publicado el: 25 de junio de 2020 | Por:

La deuda del gobierno provincial con las 39 asociaciones de bomberos de Río Negro y la Federación provincial, tiene un atraso de 10 meses. En total, son casi 30 millones de pesos, vitales para el sistema de lucha contra incendios.

Un proyecto de Comunicación presentado este martes por el Frente de Todos reclama “la imperiosa necesidad de regularizar la transferencia de fondos”, pendientes desde agosto del año pasado.

El sistema de subsidios para las asociaciones de bomberos voluntarios en la provincia está reglamentado por la Ley 5434, una modificatoria de la Ley anterior sancionada en marzo de este año, que establece la distribución mensual equitativa del 9% de los fondos producidos por los juegos de azar, a través del ministerio de Seguridad y Justicia.

Según se dijo, esta Ley tiene por objetivo simplificar el sistema de rendición y distribución de los fondos a fin de garantizar que éstos lleguen tanto a las asociaciones como a la Federación que las nuclea con la mayor celeridad posible.

Esta modificación de la normativa derogó también una cláusula polémica, que estipulaba que en caso de que alguna de la asociaciones no rindiese dichos aportes en tiempo y forma, el subsidio queda suspendido para todas por igual, provocando por un retraso puntual serios inconvenientes en todo el sistema de lucha contra incendios en la provincia.

Este es el motivo que esgrime el gobierno provincial para justificar la demora en el giro de los fondos a las distintas asociaciones de Bomberos Voluntarios, algo que las pone en una situación límite a la hora de cubrir los altos costos operativos y adquisición del equipamiento, que en su mayoría es importado.

Sin embargo se trata de una circunstancia histórica. Durante los últimos años el retraso en los aportes provinciales y nacionales a los Bomberos Voluntarios fue una constante, agravada por la alta inflación y el precio del dólar. Un traje completo de un bombero, por ejemplo, ronda actualmente los 2.500 dólares.

“El gobierno provincial debe buscar el mecanismo para destrabar lo más rápidamente posible esta situación”, señaló la presidenta del bloque del Frente de Todos, María Eugenia Martini. “Los bomberos voluntarios prestan servicios en circunstancias extremas en las que están en juego sus vidas y las vidas de nuestros vecinos, no es posible anteponer una excusa burocrática para tener frenados los subsidios que fija la Ley, y que son esenciales para el funcionamiento del sistema de lucha contra incendios”, esgrimió.

De las 39 asociaciones de Bomberos Voluntarios de la provincia, más de 30 están al día con sus rendiciones. No obstante, y pese a los constantes reclamos de la Federación, el gobierno retiene la totalidad de los fondos.

A todo esto se suma que el Estado provincial también adeuda el fondo previsto en la Ley 4198, que fijó un Aporte Ciudadano Voluntario para el sostenimiento de la actividad de los cuerpos de bomberos. Este aporte se recauda con la factura de la prestadora eléctrica EDERSA, que transfiere el monto a la provincia de manera mensual.

Sin embargo, aunque desde la empresa confirman que se cumple puntualmente con el depósito, ni las Asociaciones de bomberos, ni la Federación han recibido estos aportes desde enero.

“Bariloche, por ejemplo, es uno de los municipios más extensos del país, con un paisaje agreste inigualable, pero a la vez proclive a sufrir incendios de interfase urbano rural que amenazan cada verano”, señaló María Eugenia Martini. “Del mismo modo, durante el invierno, con las bajas temperaturas, los sistemas precarios de calefacción que todavía se utilizan en muchos de nuestros barrios suelen desatar verdaderas tragedias”, agregó.

“La ciudad tiene uno de los cuarteles de bomberos más grande de la Patagonia, sin embargo hoy está desfinanciado, con vehículos altamente equipados que no se pueden utilizar por falta de repuestos y de neumáticos para el hielo y la nieve”, ilustró.

“Es absurdo y muy peligroso empujar a los bomberos a que tengan que organizar rifas o vender empanadas para poder financiarse”, manifestó Martini.

“Por eso reclamamos, en nombre de todas las asociaciones de bomberos voluntarios de la provincia que el gobierno gire con urgencia los fondos destinados por Ley, porque la situación ya es insostenible”, concluyó la legisladora.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.