Bariloche: Sigue el juicio oral y público por los homicidios de Cárdenas y Carrasco

Publicado el: 16 de octubre de 2018 | Por:

Con declaraciones de testigos ofrecidos por la Defensa, reabrió el juicio oral y público a cargo del Tribunal integrado por los Jueces Marcelo Barrutia en la presidencia y Juan Lagomarsino y Emilio Riat en las vocalías por los homicidios de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco.

 

En primer término, prestó declaración el escribano Diego Larreguy, quien al momento de los hechos -junio de 2010- se desempeñaba como Ministro de Gobierno de la Provincia. En su testimonio Larreguy señaló que en la fecha que ocurrieron los hechos viajaba desde la ciudad de Viedma, con destino a El Bolsón. El itinerario del viaje incluyó General Roca y Bariloche. Entre las actividades previstas se encontraban en la agenda de reuniones con el entonces Intendente Cascón y otros funcionarios. En tanto el destino final era la localidad de El Bolsón. Se enteró de la situación que acontecía en la Comisaría 28 y sus alrededores, pero luego informaron que se habría logrado la calma y por ello decidieron continuar viaje a El Bolsón. En este sentido señaló que: ” jamás me hubiese ido de Bariloche si hubiera tenido otra información, no tenía razones para desconfiar del jefe de la Policía y del Secretario de Seguridad”. En su relato señaló que horas más tarde, encontrándose ya en El Bolsón tomaron conocimiento del recrudecimiento de los incidentes por lo que Argentino Hermosa regresó a Bariloche. Señaló que Villanova instruyó con precisión que no se utilizaran armas letales en caso de que sea necesario repeler agresiones. También recordó haberse comunicado con quien era Juez de Instrucción, Dr. Martín Lozada, con Coordinación del Consejo de Seguridad Interior, también con Ministerio de Seguridad y Justicia de Nación. Señaló en este sentido que “Me da vergüenza decir que no me atendieron el teléfono. La respuesta fue que no tenían nafta. No tuvimos ningún tipo de respuesta. Nos dejaron solos”, manifestó.

 

El segundo testimonio lo aportó Miguel Saiz, ex gobernador de la Provincia de Río Negro. Declaró que en fecha 17 de junio de 2010 se encontraba en la ciudad de Viedma y tenía información de lo ocurrido y se mantenía informado por el ministro Diego Larreguy y el entonces secretario de Seguridad, Víctor Cufré. El ex mandatario respondió preguntas de las partes, afirmando que no tenía conocimiento del uso de balas de plomo por parte del personal policial y también recibió información sobre la existencia de armas de fabricación casera “Tumberas” en los episodios investigados. Saiz indicó que entre 24 y 48 horas después de lo ocurrido en Bariloche, reunió a la plana mayor y dio instrucciones precisas, señalando que no quería “ninguna muerte más en la provincia”.

 

Luego de un cuarto intermedio el juicio continuó con la declaración de Marcelo Delorenzi de la Superintendencia de la Policía Científica dependiente de la Policía Federal, Perito en esta causa.

 

Delorenzi brindó una serie de precisiones relativas a las características de las armas, de los cartuchos y de las fotografías y videos analizadas en su trabajo de pericia. En lo relativo a las armas habilitadas y las de fabricación casera, señaló que ambas están hechas con caños lisos. En este sentido afirmó que “Al no tener estrías los cañones, que lo haya disparado una escopeta o “tumbera”, no incide en la identificación”. Destacó que en Argentina no se encuentran reglamentados oficialmente los colores de los cartuchos, por lo tanto, no es por el color la distinción de los proyectiles. En otro tramo de su alocución hizo mención a un video analizado, filmado en el escenario de los hechos, el que por su baja definición impide visualizar el arma que efectuó el disparo. Con respecto a la dirección de los disparos, afirmó que la única manera de determinar esa característica “es a corta distancia, inferior a los 1,2 metros” porque “desde el punto de vista balístico, a partir de esa medida se nos acaban los elementos científicos”. También admitió que “no podemos descartar que haya intervenido otra arma que no fue secuestrada”. Otro de los peritos de la Policía Federal Argentina Adolfo Mera, quien analizó material fotográfico y video de distintos medios de comunicación de Bariloche que estuvieron al momento de los hechos, dijo que “no mostraba a los manifestantes armados”, al tiempo que señaló que “La prensa no hacía enfoque en la multitud” afirmó el especialista ante el tribunal, añadiendo que las armas de fuego estaban en manos del personal policial.

 

El último de los testigos de hoy Dante Oscar Bressan, Comisario Mayor con funciones actuales en la Unidad Regional de General Roca. Señaló que al momento de los hechos se desempeñaba como Tercer Jefe de la Comisaría Segunda de Bariloche. Dijo que fue muy difícil llegar a la Comisaría 28, lograron ingresar por la zona del cementerio municipal. Recordó que Carrizo estaba a cargo de esa Comisaría y que la gente afuera, estaba con furia y agredía al personal policial con piedras, botellas y gomeras. Afirmó haber visto, a por lo menos dos personas, con armas “caseras” que dispararon. Esta situación los obligó a resguardarse en los paredones de un polideportivo que está en esa zona. Se retiraron cuando llegó la gente del Bora. Dijo que estaban muy mojados y “pasados de frío”. Recordó haber visto a una fotógrafa quien les sacó una foto y le pidieron que salga, ya que era peligroso estar allí. Señaló además que Carrizo , jefe de la U 28 tenía un dedo quebrado y que participó de una reunión con el entonces Juez Lozada. También recordó que la situación era muy compleja, con un auto incendiado, un colectivo de transporte urbano tomado e intentos de saqueo a un supermercado y con efectivos heridos en el hospital quienes fueron agredidos por gente que allí se encontraba.

 

El juicio continuará mañana a partir de las 9,00 horas. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.