A 9 años del impune asesinato de Atahualpa Martinez Vinaya

Publicado el: 16 de junio de 2017 | Por:

Foto: Marcelo Ochoa – DeViedma

“Lo dejaron morir, ni a un animal se le hace eso pero a Ata se lo hicieron y el Poder Judicial es cómplice de todo esto. Hay policías que también son cómplices de todo esto, porque ellos saben bien lo que pasó. Pero hay una corporación bastante grande, lo venimos denunciando hace 9 años”, refirió Julieta Vinaya, mamá de Atahualpa en la marcha al conmemorarse 9 años del impune asesinato.

9 años pasaron desde aquel 15 de junio en que el cuerpo de Atahualpa fue encontrado sobre el borde del camino rural conocido como “de la usina”. Desde esa fecha a la actualidad hubo de todo en la causa, menos responsables que paguen por el crimen.

Un juicio que pareció una puesta en escena con tres personas sobreseídas, una investigación paralela en la Legislatura de Río Negro, sumarios a funcionarios judiciales que participaron de la misma, participación de fuerzas nacionales en distintos operativos, marchas en cada momento y una efusividad social que se sumó al reclamo en las primeras marchas y que después se fue apagando.

Julieta Vinaya pasó por miles de situaciones desde la muerte de su hijo e inclusive en la marcha de este jueves 15 de junio participó desde arriba de un auto por una caída que sufrió hace algunos días en la calle. Siempre puso el cuerpo y el corazón por llegar a la verdad y es algo que se le viene negando desde hace 9 años.

El asesinato impune de Atahualpa Martinez Vinaya es uno de los crímenes en Río Negro que más logró trascender a través de los años por la constante lucha de familiares y amigos encolumnados detrás de Julieta. Se volvió emblema, por eso en cada marcha se pueden ver otras familias de víctimas asesinadas que acompañan y se suman a los pedidos, por Ata y por el resto de los muertos impunes cuyos asesinos caminan por las calles como si nada.

A 9 años del asesinato de Atahualpa Martinez Vinaya, se siguen levantando las banderas por justicia y se siguen denunciado las irregularidades que envuelven a un Poder Judicial manchado por personas que no supieron representar el papel de los cargos que ocuparon y ocupan.

A casi una década de impunidad, más que nunca hay que gritar, ATAHUALPA PRESENTE, AHORA Y SIEMPRE.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.