A 7 días del doble homicidio del barrio Jardín no aparece el principal sospechoso

Publicado el: 10 de abril de 2018 | Por:

A una semana de sucedido el doble homicidio del barrio Guido nada se sabe aún del presunto autor material de las muertes. Se ofrece una recompensa para tratar de dar con Camilo Morales.

A siete días de haber sucedido el doble crimen que conmocionó a la comunidad en la Comarca, no hay certezas de dónde pueda llegar a encontrarse Camilo Morales, el principal sospechoso de haber asesinado a Lilia Lantelme, de 83 años y su hijo Fabián Zaher de 54.

El supuesto móvil sería por un probable ajuste de cuentas entre Morales y Zaher. Al no poder llegar a un acuerdo y cansarse de las palabras, Morales habría apuñalado a Zaher en la vivienda ubicada sobre la parte trasera de la casa. Lilia, la mujer habría presenciado el hecho, lo que habría derivado en la decisión de Morales de darle muerte. Ese sería el principal hilo conductor dentro de la investigación que pretende explicar el porqué de la decisión del homicida.

Se trabajó en las pericias sobre el lugar, recabaron la mayor cantidad posible de testimoniales y se pidió una rápida autopsia a los cuerpos encontrados. Con todos los datos que surgieron se determinaron allanamientos realizados ese mismo día, martes 3 de abril. Todo se hizo bajo un fuerte hermetismo, aunque la prensa intentó hacer el trabajo en uno de los lugares donde realizaron procedimientos.

Con el correr de las horas, trascendió que Morales no pudo ser encontrado en su propiedad y que el auto con el que supuestamente se fue del lugar del homicidio fue encontrado en la localidad de San Antonio. Se ordenaron inmediatas pericias para recabar la mayor cantidad de pruebas posibles sobre el vehículo secuestrado.

Como el objetivo de dar con Morales en las primeras 48 horas transcurrido el crimen frustrado, quienes encabezan la investigación comenzaron a pensar en la posibilidad de otorgar una recompensa. La cifra de 500 mil pesos, con posibilidades de extenderla a un millón, pretende que quien tenga un dato certero que conduzca al sospechoso se vea tentado de brindar esa información.

Morales fue buscado en San Antonio, la zona costera de la región y en Guardia Mitre e inclusive Stroeder, pero en ninguno de esos lugares se pudo encontrar al fugitivo sospechado del doble asesinato. Ahora, se busca agotarle todos los recursos posibles y desde la justicia se determinó su inhibición general de bienes y la prohibición de recibir giros de dinero.

Cuánto tiempo puede sostenerse en la clandestinidad Camilo Morales es la principal incertidumbre de la causa. Quizás la conciencia, en caso de ser el responsable, juegue un papel importante y se entregue a la justicia para terminar de darle forma a este rompecabezas judicial cuando la principal pieza encaje en su lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.